Balneario salvador de Colonia San Miguel

Mientras seguimos a la espera de la rueda timonera y luego de una “cordial” bienvenida en Sierras Bayas, nos hospedamos en Colonia San Miguel, en el Balneario y Camping Municipal. Se encuentra en uno de los extremos del pueblo, junto a las vías del tren, y está abierto todo el tiempo. Al llegar, no encontramos a nadie, hasta que luego de un rato apareció un señor, para decirnos que el administrador llegaría más hacia la noche y que debíamos conversar con él. Hasta entonces, elegimos un lugar y desensillamos.

Colonia San Miguel-entrada

Ya de noche, llegó “el Turco”. Me acerqué (Juan) a hablarle, a explicarle lo que nos había pasado en Sierras Bayas y, medio entre risas, nos dijo que nos podíamos quedar sin problemas, que nadie nos molestaría y que, incluso, no nos iba a cobrar por estar fuera de temporada. Fue un gran alivio para nosotros, ya que seguíamos a la espera del repuesto y ese lugar contaba con todas las comodidades de un camping, además de ser un predio enorme y muy bien mantenido.

Colonia San Miguel balneario

Desde el miércoles por la tarde, nos quedamos casi una semana. En esos días, aprovechamos para descansar, mirar películas, hacer un poco de deporte y recorrer el pueblo y Sierras Bayas. Colonia San Miguel es una colonia de inmigrantes alemanes, de la zona del Río Volga (ubicado en Rusia, cercano a la frontera con Alemania). La particularidad es que llegaron a Argentina durante el siglo XIX, incentivados por leyes inmigratorias y por la falta de reconocimiento de ambas naciones. Con un dialecto que combina ambos idiomas, se instalaron en los alrededores de Olavarría (junto a Colonia Nievas y Colonia Hinojo) y formaron San Miguel. Hoy, aquel dialecto y sus tradiciones se han ido diluyendo, mezclándose con la vida criolla de la zona. Aun mantienen pocas costumbres de su tierra natal, como la Fiesta de la torta rusa, que justamente se realizó mientras nosotros estábamos parando allí (les contaremos en la próxima entrada).

Por su parte, el pueblo tiene alrededor de 15 ó 20 manzanas, cuyas cuadras miden más de 100 metros, y hay muchos edificios abandonados. Cuenta con una plaza, una iglesia y una escuela, además de una biblioteca popular, la cual también visitamos. Y otro de los posibles paseos, ya ubicado en Sierras Bayas, es hasta el Cerro Largo, desde donde también se hacen vuelos en parapente. La tranquilidad y la soledad del pueblo reina en sus calles de ripio, y nuestro paso es acompañado por las miradas locales sorprendidas ante la visita de dos extraños.

Colonia San Miguel calles

Las calles tranquilas de Colonia San Miguel.

Colonia San Miguel plaza

Colonia San Miguel sierras

Cerro Largo, Sierras Bayas

Colonia San Miguel sierras

Cerro Largo, Sierras Bayas

Volviendo al balneario municipal, queremos aprovechar para recomendarlo seriamente. No sólo por la cálida recepción del Turco y su mujer (Mónica), sino también por las instalaciones, la tranquilidad y el espacioso predio cubierto de verde y muchos árboles. No por nada vienen desde Olavarría, Azul y Buenos Aires a veranear cada año.

Colonia San Miguel balneario

Vista del balneario, que en verano dicen que “se pone”.

Colonia San Miguel balneario

En fin, quedamos muy agradecidos con ellos dos, necesitábamos este espaldarazo para seguir con nuestro viaje. Próximo destino: Sierra de la Ventana.

 

¡Abrazos viajeros!

3 Replies to “Balneario salvador de Colonia San Miguel”

  1. Que bueno, me alegro que haya sido un mimo!!! Sigan mis valientes, desde aqui muchos besosssss y abrazossss para darles calor y fuerza!!! Los quierooo!!

  2. Chicos si no es mucho pedir, ya que recorren y conocen todo tipo de campings y piensan andar por todo el ancho y largo de la patria, les pediría si pueden “guardar” en el GPS la posición de cada camping y luego las cotejamos con la base de datos de campings de argentina que armé hace unos años, para poder actualizarla. Que les parece? Escriban a juantincho@hotmail.com Un abrazo!