¿Qué hay que tener en cuenta para armar una casa rodante? (Parte 2)

Hace unos días, publicamos la primera parte de todo lo que consideramos importante al momento de diseñar o ponerse a armar una casa rodante. Aquí podrás acceder a esa nota, en la que comentamos los pasos respecto de si conviene una casa nueva o usada; cuáles serían los aspectos sobre la estructura y algunas medidas de seguridad; y, uno de los puntos que tanto nos atrajo, el circuito eléctrico y el armado de las dos redes de energía.

En esta segunda parte, queremos compartirte los últimos pasos a considerar. Y, como comentamos al principio de la nota anterior, recordá que toda decisión dependerá de lo que vos quieras hacer con la casa rodante y cuánto dinero estés dispuesto a invertir.

 

Paso 4: Distribución interna

Para este paso, es fundamental tener bien en claro cuántos viajarán en la casa rodante. A su vez, te recomendamos considerar el siguiente gráfico que explica cuál es la mejor manera de distribuir el peso adentro de ella:

Distribución del peso en una casa rodanteEn general, existen dos grandes opciones de distribución interna y cada una tiene sus pros y sus contras:

  • El baño y la cocina en el medio: se respeta la distribución de peso adecuada; separa los dormitorios; cuenta con ventanas amplias atrás y adelante, permite ver por el espejo retrovisor central.
  • El baño y la cocina en el fondo: facilita la circulación en la casa rodante; deja mejor delimitados los “ambientes”; posibilita mayor luz en el interior; la distribución del peso debe hacerse más a conciencia.

Nosotros optamos por la segunda alternativa, ya que somos sólo dos personas las que viajamos. A su vez, decidimos dejar fija la cama del dormitorio y utilizar el espacio central como comedor.

Luego de definir la distribución general, existen distintas variables para agregar y eso también dependerá del largo de la casa rodante. Por ejemplo, separar el dormitorio del resto a través de una cortina o una puerta corrediza; agregar camas cuchetas para otros viajeros y explotar al máximo cada ambiente; incorporar muchas bauleras o buches para guardar ropa, para hacer las veces de alacena o para lo que haga falta.

Nosotros en la casa rodante

Cocina de la casa rodante

Paso 5: Circuito de agua

En el paso anterior, adelantamos que contamos con una bomba de agua (marca Shurflo) que funciona a 12v. Lo que hace esta bomba es “chupar” el agua de un tanque (hay de distintas medidas y nosotros pusimos uno de 110 litros), que lo tenemos ubicado en la parte delantera de la casa rodante, e inyectarla al circuito de agua que alimenta las canillas de la pileta y del calefón. Es muy recomendable colocar la tecla de encendido de la bomba cerca de alguna canilla o, mejor aun, conseguir un modelo de corte automático, que se enciende con liberar la presión del circuito y no es necesaria la tecla.

Las cañerías pueden ser de distintos materiales y cada una tiene sus consideraciones:

  • Manguera de goma: si bien son más maleables y económicas, padecen los cambios de temperatura y tienden a resquebrajarse o agrietarse más fácilmente.
  • Caño de PVC: evita los inconvenientes de la manguera, pero es un material poco recomendado para el agua que se vaya a ingerir. En caso de colocar estos caños, sólo utilizá el agua para lavar o bañarte.
  • Caños de termofusión: además de su flexibilidad, resuelve los inconvenientes de los dos anteriores.

Como medida de seguridad, el tanque debe estar vacío al momento de viajar, ya que, de lo contrario, volverá más inestable la casa rodante y correrá más riesgo de tambalearse.

Otra disyuntiva es definir cómo será el desagote: si contará o no con un tanque de aguas grises para almacenar lo que desechemos en la ducha y en la pileta. A nuestro modo de ver, cada opción tiene pros y contras. Si efectivamente colocamos un tanque para que almacene el agua sucia que desechamos, éste ocupará peso y espacio y tendremos que acordarnos de vaciarlo, pero a su vez podremos ducharnos o lavar los platos en cualquier calle sin incomodar a los transeúntes o vecinos. Nosotros optamos por no colocar el tanque y debemos estar atentos a dónde estamos parados al momento de utilizar el agua.

Por último, otro punto que deberás considerar es que el agua en el tanque y el gas en la garrafa pueden congelarse. Para prevenirlo, te recomendamos dos iniciativas: por lo general, los caños de agua van por debajo de la casa y éstos suelen contener agua cuando el circuito está cerrado, por lo que nosotros le pusimos un aislante aluminizado para que resista un poco más los fríos patagónicos. Para el gas, le pusimos un aislante similar rodeando la garrafa. Si tenés la mala suerte de que se te congele algo, no te quedará otra que esperar hasta las 10 u 11 de la mañana.

Nieve sobre la casa rodante

Paso 6: El baño

Según si el viaje a realizar sea corto o largo, según las comodidades que pretendan los viajeros o según el espacio disponible, podrán elegir entre un inodoro químico o un inodoro con triturador (o náutico). Es más común encontrarse con el primero dentro de las casas rodantes por un tema de peso y para evitar el tanque de aguas negras (con las mismas particularidades que para el desagote del agua). Si te inclinás por el inodoro químico, como hicimos nosotros, tendrás que contar con el producto químico biodegradable que se ubica en el recipiente de la base (donde se alojan los desechos). Nosotros decidimos solamente hacer pis. Lo bueno de este inodoro es que se puede vaciar fácilmente en cualquier baño –recomendamos el de las estaciones de servicio-.

El inodoro con triturador es obviamente más caro y requiere de un tanque de aguas negras. La mayoría de los motorhome medianos o grandes optan por este sistema, y las referencias que recibimos han sido excelentes.

Además de un inodoro, el baño podrá contar con ducha. Si esto es así, te recomendamos impermeabilizar las paredes y agregar una base de plástico en el piso del baño, así garantizás un fácil desagote. Para calentar el agua, podrás incluir un termotanque eléctrico o un calefón a gas, y la elección dependerá de la autonomía que pretendas. En nuestro caso, fue la segunda opción (marca Brametal) y nos ha resultado muy práctico.

También podrás incorporar una pequeña pileta con canilla para lavarse los dientes y las manos, quizás con algún mueble o vanitory donde ubicar los elementos de higiene. En nuestro caso, nos dimos cuenta de que no le damos casi uso y que preferimos lavarnos los dientes bajo las estrellas (o, si llueve, en la pileta de la cocina).

Por último, nosotros le agregamos un ténder para la ropa adentro del baño. Si bien no es un lugar donde circula mucho aire, es práctico para colgar la ropa y que se vaya secando lentamente.

Ventanas de la casa rodante

Así son nuestras ventanas. También están las que se extienden hacia afuera: si bien son más caras, pasa menos polvo y tierra.

Paso 7: Reglamentación

Hemos viajado miles de kilómetros con la casa rodante, cruzando fronteras y diversos controles, y jamás nos comentaron nada respecto a la reglamentación de la casa rodante, salvo el seguro por responsabilidad civil. Con esto, llegamos a la siguiente conclusión: o nuestra casa rodante cuenta con todo en regla; o bien éste es un tema poco conocido por policías, gendarmes y agentes de tránsito, por lo que no se ponen tan exigentes. Además de los que fuimos mencionando, acá enumeramos los principales aspectos para cumplir con la reglamentación vigente.

Barro sobre la casa rodante

Si bien no son obligatorios, les recomendamos agregar unos barreros a las ruedas traseras del vehículo…

En cuanto al seguro, hay varias experiencias. Lo único cierto es que es obligatorio contar con un seguro básico de responsabilidad civil para la casa rodante (son $4.000.000 para cubrir los gastos que ocasione en caso de accidente). Algunos nos han comentado que lo “incorporaron” a la póliza del seguro del vehículo y otros que también se la aseguraron contra robo. En nuestro caso, buscamos una empresa que nos asegurara el vehículo y la casa rodante, y lo hicieron con pólizas separadas. Fueron pocas las veces que nos pidieron este seguro, pero es importante contar con él y tenerlo al día (nunca nos solicitaron el comprobante de pago por débito automático).

A su vez, suelen verificar que la patente de la casa rodante sea la reglamentaria, es decir, con medidas similares a las del vehículo y con el “101” delante de la patente (por ejemplo, 101 AAA 999), y debe estar ubicada en la parte trasera con una luz de posición que la ilumine. Cabe aclarar que la casa rodante es un vehículo que no debe patentarse, por eso es que esta patente se puede obtener en cualquier lugar que las fabrique. Como dato adicional, tampoco es un bien embargable.

Respecto de las luces reglamentarias, el tráiler o la casa rodante deben replicar las mismas luces que las del vehículo tractor: posición (de color rojo en la parte trasera, verde al costado izquierdo y rojo al costado derecho, y de color ambar al frente de la casa), freno, giros y marcha atrás (sobre ésta última hay dudas, pero mejor no arriesgarse, tan sólo es un cable más). A nosotros nos hicieron probar las luces de giro en un control de Tierra del Fuego.

Luces y bandas retroreflectantes de casa rodanteEl otro punto respecto de las luces son las bandas retroreflectantes, o mejor, las tiras de colores que se ubican a los costados y detrás de la casa y reflejan la luz de otros vehículos. Lo reglamentario es colocar de color blanco a los costados (varias tiras que cubran todo el largo de la casa) y de color rojo o cebrado en la parte trasera. La diferencia entre estas últimas es que las rojas sirven a nivel nacional y, supuestamente, las cebradas (blanco/rojo) sirven cuando se sale del país. Para evitar cualquier disyuntiva y como teníamos pensado cruzar fronteras, nosotros le colocamos las cintas cebradas.

Algo que te podrá resultar curioso es el número de chasis de la casa rodante. Este número, que es otorgado por la empresa fabricante de la casa, debe estar grabado en un lugar visible y lo mejor sería en la lanza. Aunque no lo puedas creer, en un control policial lo verificaron.

Por si acaso, nosotros llevamos la factura de fabricación, pero nunca nos la solicitaron.

 

Hasta aquí los siete pasos que consideramos claves. Recuerdá que también pueden acceder a los primeros tres pasos de la nota anterior.

anotador finalSeguramente, muchos tendrán su experiencia rodantera y a partir de estos consejos surjan distintas opiniones. Y hay varios aspectos que preferimos no detallarlos, sino dejar que las imágenes los muestren. Por eso, invitamos a todos los lectores a seguir ampliando, corrigiendo, consultando y mejorando esta información para que sea de utilidad a todo futuro nómade.

 

¡Abrazos viajeros!

4 Replies to “¿Qué hay que tener en cuenta para armar una casa rodante? (Parte 2)”

  1. hermosa la experiencia de viajar sanos consejos para todo aquel que quiere descubrir una forma mejor de vivir a
    seguir llevandonos de viaje

  2. Genial..! Súper interesante..! Ví que andan por Charata, Chaco..
    Si llegan a venir a Resistencia, me encantaría cruzármelos..!
    Saludos a ambos

Dejá un comentario...