¿Qué hay que tener en cuenta para armar una casa rodante? (Parte 1)

Después de haber tomado la difícil decisión de cambiar nuestro estilo de vida para pasar a ser nómades, tuvimos que definir cómo lo haríamos. Para eso evaluamos muchas opciones: casa rodante, motorhome, utilitarios, entre otras. Aun hoy esa decisión genera controversia, por eso antes de leer esta nota, te recomendamos que pases primero por este contrapunto que hicimos sobre distintas experiencias viajeras y veas cuáles son las conclusiones a las que llega cada viajero.

Si ya decidiste que tu hogar será una casa rodante o si querés seguir indagando, en esta nota vamos a contarte qué recomendamos tener en cuenta al momento de diseñar o ponerse a armar una casa rodante. Fueron muchos los puntos que tuvimos que averiguar, con algunos nos adelantamos y a otros los comprendimos estando ya en la ruta. Esperamos evitarles algunos dolores de cabeza y que su vida nómade sea lo más placentera posible.

Te adelantamos un tip que quizás suene obvio, pero será clave en los pasos que siguen: toda decisión dependerá de lo que vos quieras hacer con la casa rodante y cuánto dinero estés dispuesto a invertir.

 

Paso 1: Nueva o usada

Este es un gran debate, ya que las posiciones enfrentadas llegan a discusiones. Una casa rodante es como un auto: si es usado, hace falta saber cómo fue tratado; si es nuevo, el presupuesto es el limitante. Igualmente, esto no responde a la duda inicial.

Nosotros optamos por comprar una casa nueva, pero no de las que vienen de fábrica, sino que decidimos diseñarla según nuestras necesidades. Nuestro viaje no serían unas vacaciones, por lo que haría falta una estructura firme  y el espacio debería ser lo suficiente ya que viviríamos allí por un buen tiempo. Para definir los constructores de su próxima casa rodante, deberán contemplar las referencias de otros rodanteros, en los que se combine calidad con precio y cada cual hará su mejor elección.

La opción de una casa rodante usada no la consideramos justamente porque no nos permitía personalizarla, además de que debíamos ser muy exigentes en la búsqueda para asegurarnos la mejor calidad posible y eso no es una tarea fácil. Si eligen esta opción, les recomendamos revisar el estado de las mangueras, las conexiones, las terminaciones internas y posibles filtraciones, el estado de los muebles y todos los accesorios con los que venga (heladera, calefón, anafe/horno, batería, etc.).

 

Paso 2: Estructura

Por lo general, las medidas de los caños para el chasis y la estructura suelen ser estándar. Esto permite cierta estabilidad y define el peso final de la casa rodante. Si los lugares que pensás recorrer cuentan con caminos más bien inestables o en malas condiciones, será conveniente reforzar el chasis, haciendo un poco más grueso el metal que compone los caños. No obstante, esto le agregará bastante peso a la casa y no cualquier vehículo estará en condiciones de tirarla (lo ideal sería una camioneta 4×4 con chasis, tipo viga, no con chasis compacto). En nuestro caso, los caños del chasis miden 40x40x2mm de espesor. Esta consideración debe ser muy tenida en cuenta para quienes les guste viajar a la Patagonia, no sólo por el ripio sino también por los vientos.

Estructura de casa rodanteAhora bien, si ese punto no es central en tu caso o si no tenés un vehículo acorde, lo ideal será hacerla lo más liviana posible. Dejando a un lado las versiones más livianas, como la “boyita” o las casas de fibra, los caños del chasis y de la estructura podrían ser los más simples.

Como medida adicional para incrementar la firmeza de la estructura, le agregamos unas barras o tirantes al frente, que conectan la pared frontal de la casa rodante con la lanza. Esto reduce el movimiento de la casa, especialmente en caminos de ripio, y se ha vuelto una ayuda útil al momento de tener que moverla con la mano.

Frente de casa rodanteOtro punto que está ligado a la estructura y también a las medidas de seguridad son los frenos. Hay muchas discusiones a la obligatoriedad de contar con frenos o no. Hasta donde pudimos averiguar, a partir de los 4 metros de largo sería obligatorio tener un sistema independiente de frenado. Igualmente, esto jamás nos fue revisado en la ruta, sumado a que la casa rodante no requiere la verificación técnica vehicular (VTV o RTO). Si la casa rodante será pesada, nosotros recomendamos los frenos independientes. Para saber si tu casa rodante necesita frenos, hay que considerar que el peso de ésta represente como máximo el 50% del peso del vehículo (ambos cargados). Si supera esa proporción, también recomendamos incorporar el freno.

Sabemos de dos sistemas de frenado, seguro haya otros. Por un lado, el más utilizado y económico es el que se ubica a la altura de la bocha y a través de un resorte, permite hacer resistencia al peso inercial de la casa rodante cuando frena el vehículo tractor. La otra opción, que elegimos nosotros, es un eje con freno eléctrico. Este eje, fabricado en Santa Fe por Mecanizados San Miguel, viene con el freno incorporado y hace falta hacerle una adaptación e instalación eléctrica al vehículo. Cuando éste frene, la casa rodante también lo hará en forma progresiva. Esta opción, si bien es más cara, también es más segura.

El último punto de este paso, una vez definido el freno y el eje, es evaluar dónde se ubicará este eje respecto de los elásticos de la suspensión. Lo más frecuente es que el eje esté por debajo. Por un lado, esto reduce el riesgo de verse fácilmente afectada por los vientos, pero, por otro lado, el chasis queda más cerca del suelo y con mayores posibilidades de tocar en la lanza o en la cola ante cualquier irregularidad del camino (ni hablar si hay que cruzar un charco). Nosotros decidimos ponerlo por encima y no tuvimos ningún problema con los fuertes vientos de la costa patagónica.

Lo único que tendrán en cuenta respecto a esta decisión es que la casa rodante debe viajar en forma horizontal cuando está enganchada al vehículo, es decir, la altura de la “tortuga” en la lanza deberá concordar con la altura de la bocha en el enganche. Será peligroso viajar arrastrándola ya sea que la casa rodante quede inclinada hacia abajo o hacia arriba.

 

Paso 3: Circuito eléctrico

No es lo mismo un viaje corto que uno largo; no es lo mismo parar en campings o parar “libre”; no es lo mismo tener muchos aparatos eléctricos que tener pocos. Claramente, todo vuelve a depender de qué es lo que tenés en mente. Por eso trataremos de cubrir varias opciones.

En primera instancia, tenés que saber que la casa rodante necesitará dos redes, una de 12v, conectada a una batería independiente de la del vehículo, y otra de 220v, que se conectará a la red eléctrica en campings o casas. Entonces, deberás enumerar los dispositivos eléctricos que pensás instalar y a qué red:

  • Heladera
  • Termotanque
  • Bomba de agua
  • Conversor o inversor
  • Aire acondicionado
  • Televisor
  • Cargar computadora, celulares, etc.

Supongamos que la mayoría de ellos funcionará a 220 y tenderás a acampar en campings, entonces la batería no será algo crucial. Ahora bien, si pretendés autonomía, ya que será poco o nada lo que funcione a 220, la batería de la casa rodante es un punto en el que hay que invertir.

Vamos a contarte qué elegimos nosotros, que buscamos la mayor autonomía posible. El aire acondicionado lo descartamos no sólo por eso, sino también por un tema de peso y de costo. Así que viajamos con dos pequeños ventiladores que funcionan a 12v. Lo mismo el televisor, que lo reemplazamos con nuestra notebook y muchas películas en un disco de memoria externo.

En el caso del agua caliente, nos inclinamos por un calefón a gas de encendido automático (enciende el piloto al abrir la canilla y funciona con pilas D) y sólo tendremos que asegurarnos de que la garrafa esté bien cargada.

Por último, la heladera es el mayor desafío. Existen tres formas de alimentación: a 220v, como las que están en cualquier casa; a 12v, que descargan muy fácil la batería de la casa rodante; y a gas, que suelen ser más viejas o más caras. Debido a nuestra intención de ganar en autonomía, nosotros decidimos invertir en una heladera que combina esas tres fuentes de alimentación (o “heladera trial”). Cuando tenemos conexión a 220, funciona así, sino enfría perfectamente a gas y consume poco. Te recomendamos la marca Sianagas, de Santa Fe.

Heladera para casa rodanteDebido a que nos quedó un artefacto que funciona sólo a 220v (la carga de la computadora, ya que los celulares los cargamos con la batería de la casa), decidimos no comprar un inversor, que convierte la corriente 12v o continua a 220v o discontinua. A su vez, nos comentaron que estos aparatos consumen muy rápidamente la capacidad de la batería, por lo que tampoco le vimos el sentido, salvo que cuentes con un generador a nafta.

El otro punto que nos queda pendiente es cómo cargar la batería de la casa rodante. Para eso contamos con dos alternativas: compramos un cargador de corte automático que funciona a 220 cuando estamos en un camping (tendrás que preguntarle al fabricante de la batería a qué amperaje debe cargarse, ya que en nuestro caso no puede superar los 8 amp); o le agregamos una adaptación a la batería del vehículo para poder conectar un cable cuando estamos andando y que sea el alternador el que cargue la de la casa rodante.

Entonces, volvemos al inicio, a la batería. Existen varias versiones y te vamos a contar las tres sobre las que averiguamos y por qué elegimos una:

  • Batería de ácido (la que utilizan los vehículos): suelen tener una vida útil más corta y pueden requerir mayor mantenimiento.
  • Batería de gel: están selladas, por lo que no necesitan mantenimiento, y su vida útil es mayor.
  • Batería de ciclo profundo: si bien cuentan con una solución que combina ácido con agua destilada, la duración de la carga es mucho mayor que la de los vehículos, al igual que su vida útil (por eso se llaman de “ciclo profundo”). La diferencia es que éstas no te permitirán encender un auto.

Nosotros elegimos una batería de ciclo profundo marca Trojan de 105 amp, una de las marcas más recomendadas y con una capacidad suficiente que nos dé autonomía de alrededor de una semana. Dicha autonomía dependerá de los dispositivos conectados a la red de 12v (en nuestro caso, luces led, una bomba de agua Shurflo y la ocasional carga de celulares, es decir, muy poco consumo).

Bomba de agua para casa rodante

Bomba de agua

Para determinar qué cantidad de amperes serán necesarios, hace falta sumar el consumo individual de dichos dispositivos, que suelen indicar en su etiqueta la cantidad de amperes o miliamperes por hora. Y luego será regla de tres simple para saber qué capacidad será la más conveniente.

De esta manera, quedará diseñada la red de 12v conectada a la batería (recordá agregar, junto al cargador y la batería, una ventilación hacia el exterior). Por lo general, se suelen utilizar cables de 1,5 mm. Es importante instalar una caja fusilera para dicha red, lo que te permitirá controlar en forma aislada la conexión de cada uno de los dispositivos de 12v. En criollo, si se quema el fusible de la bomba de agua, no tendrás que revisar toda la red, sino sólo el tramo que llega hasta la bomba.

¿Por qué puede quemarse un fusible? La red de corriente continua tiene un polo positivo (por donde viaja la energía) y uno negativo o masa (que se conecta al chasis o la estructura de la casa). Si el cable positivo hace contacto con alguna parte metálica de la casilla, estará “haciendo masa” y saltará el fusible o afectará a la batería. Por eso, evitate un dolor de cabeza e instalá la caja fusilera. Te lo decimos por experiencia.

Ahora sí, llega el momento de la red de 220. Esta red tiene menos ciencia que la anterior, pero las medidas de seguridad deben ser aun mayores. Por eso, les recomendamos: colocar un disyuntor (protege los artefactos eléctricos) y una térmica (protege a las personas); que los cables sean de 2,5 mm (esto te permitirá conectar sin riesgos artefactos de gran consumo, como pava eléctrica, caloventor o secador de pelo); instalar varios enchufes de buena calidad en distintos lugares de la casa. A su vez, el prolongador que utilicen tendrá que ser al menos del mismo grosor que los cables de la casa (llevan tres cables: los dos positivos y la descarga a tierra) y lo ideal es que no sea demasiado largo, sino el grosor deberá ser mayor. Y los conectores macho y hembra sería recomendable que fueran de 20 amperes cada uno.

 

Cuando empezamos a escribir esta nota, pensamos que sería más fácil y más corta. Pero la verdad es que aprendimos tanto y entendimos que hace falta tener tanto en cuenta, que decidimos hacerlo lo más detallado posible y nos quedó todo en dos partes. Aun nos quedan algunos pasos por completar, todo lo que consideramos importante.

Hasta aquí recorrimos una primera parte. Seguramente, muchos tendrán su experiencia rodantera y a partir de estos consejos surjan distintas opiniones. Te pedimos un poco de paciencia y en breve publicaremos el resto. Mientras tanto, cualquier consulta o comentario será bienvenido.

¡Abrazos viajeros!



8 Replies to “¿Qué hay que tener en cuenta para armar una casa rodante? (Parte 1)”

  1. Muy interesantes los comentarios, pero co con algunos errores técnicos comprensibles (no tienen que saber todo de todo) Si me dan un e-mail, puedo ayudarles a corregir algunos errores de información en la parte eléctrica. Felicitaciones por su aventura y que sigan disfrutando de lo que hacen. Alguien dijo: “elige un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar jamás”

  2. Soy nuevo en esto de Rodantear y/ó vacacionar, cada tanto, tengo apenas 67 años y este articulo me fue muy practico, tengo la idea de salir a la ruta ( les comento que soy motociclista) y algo de ruta conosco, pero el caso es que lo disfrutemos en familia. gracias por el articulo, nos estamos viendo.

    • Qué bueno saber que la familia rodantera se sigue agrandando y que podamos colaborar con este granito de arena! Nos alegra que te sea de utilidad y cualquier consulta adicional a la información que aquí aparece, no tienes más que contactarnos por aquí o por Facebook. Nos vemos en las rutas, abrazos viajeros!

    • Hola Rubén! Cómo estás? En nuestro caso, colocamos el disyuntor y la térmica cerca de la entrada de 220. Lo mismo hicimos con la red de 12 v, pero sólo pusimos un fusible general a la salida de la batería y otro más pequeño entre el positivo y la bomba de agua porque ésta puede hacer corto.
      En cuanto a la fusilera, lo ideal sería un fusible por artefacto eléctrico conectado a 12 v: luces, cargadores, bomba, heladera, etc. Pasa que si la instalación ya fue hecha es más difícil.
      Cualquier duda, avísanos.
      Abrazos viajeros!!

  3. hola como están!! buenísima la nota, queremos armar una casita pero no con la forma clásica sino mas una cabaña con madera. Tenes idea si hay inconvenientes o ciertos requisitos en canto a la forma de la casa? GRACIAS!!!! SALUDOS!!

    • Hola Juliana, cómo estás? Interesante pregunta. En Argentina, no existe ninguna especificación técnica en cuanto a los materiales para construir casas rodante (debería haber, por una cuestión de seguridad). Conocemos varios grupos de rodanteros y averiguamos mucho antes de avanzar con Babelita. Sin embargo, nunca vimos un caso hecho con madera en nuestro país ni nos cruzamos con alguien que estuviese proyectando algo parecido.
      Hace un tiempo, se publicó una nota al respecto (goo.gl/DWCX3B), de alguien en Bulgaria que quería pasar sus vacaciones viajando. La nota no dice cómo le fue en la ruta. En nuestra opinión y en base a nuestra experiencia, deberían contemplar hacia dónde quieren viajar y qué tipo de rutas deberán atravesar. Por esa razón, nosotros la encargamos reforzada en la base, pero no tanto en la estructura de paredes y techo. El chasis debía soportar el traqueteo de las rutas de ripio, pero el resto debía tener cierta movilidad para evitar que los caños se quebraran fácilmente. Si tuviésemos que contemplar madera, tendríamos en cuenta: por un lado, la flexibilidad de paredes y piso; y por otro lado, que el peso no sea muy excesivo (no es lo mismo paredes de chapadur con telgopor que madera maciza).
      Esperamos haberlos orientado y nos gustaría que luego nos cuenten cómo avanzaron. Nos vemos en las rutas, ¡abrazos viajeros!

Dejá un comentario...