La Cooperativa Campesina y su historia en el norte neuquino


Desde hace más de cinco años, la Cooperativa Campesina funciona en el norte neuquino a través de distintas sedes: Taquimilan, Chos Malal, Trahilatue y El Cholar. Se trata de un colectivo integrado por 53 familias que se desempeñan en varias actividades, como la apicultura, artesanías en cuero, la cría de chivitos, entre otras.
Su surgimiento estuvo asociado a la lucha por las tierras y los campos en esta zona de la provincia de Neuquén, directamente vinculada a la trashumancia. Se trata de una actividad productiva y cultural que consiste en la cría de chivos y otros animales, recorriendo con ellos cientos de kilómetros en búsqueda de las mejores pasturas. Durante el invierno, se quedan en la base de los cerros, con temperaturas más cálidas, y con la veranada se trasladan a los campos de las altas cumbres, donde los pastos son más adecuados para los animales. Esto les asegura carnes de mejor calidad. Hace ya algunos años, los campos de veranada y de invernada han quedado en riesgo de privatización, dificultando la tarea de los crianceros. Allí se origina la lucha por las tierras y el reconocimiento de décadas de trabajo.
A través de la entrevista a dos de sus integrantes, dan cuenta de una de las artesanías que se producen en el taller de cueros: las sandalias.

Dejá un comentario...