De Couchsurfing en Rada Tilly

Nosotros ya venimos contando que uno de nuestros mayores intereses, y para el que hacemos bastante esfuerzo, es generar un vínculo con la gente del lugar que visitamos. En ese recorrido, descubrimos una red de viajeros, conocida como Couchsurfing, en la cual se da intercambio de hospedaje en forma gratuita y se comparten culturas y costumbres. Nuestra primera experiencia a través de la red fue en Rada Tilly. Durante nuestra estadía, ya sea a nuestros familiares como en las entrevistas en distintos medios, comentamos sobre esta red y la respuesta fue de sorpresa por su “extraño” funcionamiento. Entonces, decidimos que sean aquellos que nos hospedaron, y que forman parte de ella hace mucho, quienes expliquen qué es Couchsurfing.

Él es Christian, fotógrafo de 35 años, nacido en Buenos Aires y lleva dos años viviendo en Rada Tilly, por lo que se considera “un porteño en recuperación”. Ella es Jennifer, con sus 25 años vividos todos en esa misma ciudad, se dedica a la docencia y espera defender su tesis durante octubre. Ese mes es especial para ambos, ya que están embarazados de 7 meses y pico (o 32 semanas) y la fecha estimada de nacimiento del “peque” es el 21 de octubre, “el día que Martin MacFly viaja al futuro”.

couchsurfing rada tilly punta del marques

Vista de Punta del Marqués

Destino Nómade (DN): Cuando uno llega a su casa, ¿con qué familia se encuentra?

Christian (C): Acá somos principalmente Jenny y yo, que compartimos con Numa, que es nuestra perra activa. Hacemos couchsurfing y yo vengo desde 2007 haciéndolo, tanto recibiendo gente para hospedarse en casa como siendo recibidos. Jenny y yo nos conocimos viajando, por lo que el viaje es parte de nosotros y de nuestra historia.

couchsurfing rada tilly familia

Nuestra familia en Rada Tilly

Jennifer (J): Si bien estamos viviendo en Rada Tilly, asentados acá y formando nuestra familia, el hecho de recibir viajeros nos permite la posibilidad de trasladarnos a los lugares que ellos recorrieron o a dónde van. Es como que tratamos de compenetrarnos con su historia. Además, habiendo estado del otro lado, comprendemos cuáles son esos detalles que está bueno tener en cuenta cuando te vas a hospedar a la casa de alguien.

C: Las primeras veces que vino gente acá a casa…

J: Los avasallamos. Pobres, jaja.

C: Claro, era un poco la falta de experiencia. Rada Tilly es un lugar que está entremedio de Buenos Aires y Ushuaia, que no lo conoce nadie, o lo conoce todo el mundo de repente, pero es un lugar de paso. Es una playa más, es un lugar chico, y como muchas veces muchos dicen: “no hay mucho para hacer”. Cuando nos vienen viajeros con esa idea, les decimos “ah, ¿no?” y les mostramos que sí, que hay mucho para hacer. Por un lado, Jenny vivió toda su vida acá, conoce mucho y se interesa, a diferencia de otros que viven en un lugar y no se interesan tanto por el entorno.

DN: Para aquellos que no conocen la red, para ustedes ¿qué es Couchsurfing?

C: En sus inicios, eran unos surfers de California que armaron una página para hacer intercambio de hospedaje con unos surfers de Hawai. Básicamente es el concepto de “intercambio de hospedaje”, de onda, sin pagar un mango, con una finalidad en común que era: surfear y pasarla bien. Esa era la historia y, en esencia como lo planteamos nosotros, creo que es eso. Creo que hay definiciones como cantidad de usuarios que hay. Cada uno lo usará a su manera. Hay gente que lo toma como zafar hospedaje. A nosotros nos pasó con alguno que nos recibió y nos dijo: “tomá, acá tenés la llave, entrá, salí, dormí” y no mucho más, no compartimos nada con ellos, sino más bien con otros viajeros que también se estaban hospedando como nosotros.

DN: ¿Cómo es el funcionamiento de esta red? Por ejemplo, eso del perfil.

C: Generás un perfil, ahí contás quién sos, qué querés hacer, sobre tu proyecto, si estás dispuesto o si podés recibir gente en tu casa o no (no es algo obligatorio recibir). Hay viajeros que no tienen dónde recibir, quizás viven con los padres y no pueden hospedar a nadie, o en una pensión. No necesariamente tenés que hospedar para después hospedarte. Podés hacer otras cosas también, como invitarlo a comer, mostrarle la ciudad o lo que hago. Hay muchos que se prenden con eso. Por ejemplo, trabajo en un viñedo, no te puedo hospedar, pero si querés venir a darme una mano en el viñedo y ver cómo es, vení.

O encontrarse con alguien por asistencia al viajero: me pasó en Bolivia, donde el cajero me tragó la tarjeta de crédito y no tenía un mango, había llegado a sacar el equivalente a US$ 20, que fue con lo que viví más de una semana hasta que el banco me devolvió la tarjeta. Durante ese tiempo, fue estar contenido por Couch, Cecilia, una fenómena, le explicaba que no tenía para aportar porque no la podía sacar del cajero y ningún problema. Me acompañó al banco, habló con la gente.

J: Couch es eso…

C: Asistencia al viajero por otro viajero.

couchsurfing rada tilly talleres

Talleres en la biblioteca municipal

couchsurfing rada tilly taller

Los chicos crean sus propias historias.

DN: Recién comentaban que les tocó estar de un lado y del otro, hospedando y siendo hospedados. ¿Qué diferencias hay entre una experiencia y la otra?

C: Una estás en casa y la otra no, pero no necesariamente es cuando estás afuera de tu casa que “no estás en casa”. Es algo raro porque, a diferencia de un hostel o algo parecido, todas nuestras experiencias fueron positivas y era esta cuestión de, estando en la casa de otras personas, llegar y sentirte en casa. Estás compartiendo, desayunás juntos.

J: Es la parte humana del viaje, que yo creo que es lo que más nos gusta y más si estás metido en Couchsurfing es lo que buscás. ¿Cómo es la vida en ese lugar? Más allá de la naturaleza.

C: Es el día a día. Llegás del trabajo y es la posta. El tránsito, problemas con el jefe y estás ahí. Y si ven el noticiero o no lo ven. Capaz que uno, cuando está viajando y pasás un rato por la casa de alguien se monta una escena. No quiere decir que en Couch no pase, pero al segundo o tercer día esa careta se cae y se ve la posta. Era eso que decía Jenny, capaz que al principio, con tus primeras experiencias hospedando o visitando, meten mucha energía, mucha pila para que sea de una manera y después te relajás. Y es ahí donde se genera una conexión que está súper buena. Para nosotros no se trata de ahorrar hospedaje, no es que lo zafo porque a veces puede ser más caro o más complicado. Capaz que en un hostel es más sencillo: me levanto a la mañana, salgo, me voy. Pero cuando estás en la casa de alguien ya no funciona como hotel, no me voy, sino que comparto un poco.

couchsurfing rada tilly caminata

De caminata por los cerros.

DN: ¿Ustedes cómo la viven de locales cuando están acá recibiendo gente?

C: Es una inyección de energía. A veces nos ha pasado que al empezar a convivir y pasás de 0 a 100 en un rato, y hay gente con la que no compatibilizás del todo y funciona diferente, pero lo manejamos orgánicamente. Capaz que con aquellos que cuesta un poco más el diálogo o hay intereses diferentes aprendimos a entender que está bien, que cada uno está en su momento. Nosotros entendemos el viaje también como una cuestión interna, no solamente es recorrer un paisaje, sino también es recorrer y aprenderse uno mismo.

J: Aparte, la persona que está dispuesta a viajar tiene un nivel de flexibilidad ante todo que hace muchísimo más fácil ese primer contacto. Es recíproco, hay un nivel de flexibilidad de un lado y del otro que está buenísimo y hace que sea genial el contacto.

C: Llegás a compartir tanto que nosotros nos enganchamos con el proyecto que están teniendo los viajeros y, por otro lado, los viajeros también se enganchan con la que nos pasa a nosotros. Entonces, después te queda una energía flotando y recibís mucho más de lo que das. Das energía y vuelve un montón.

couchsurfing rada tilly escalera

Escalera de la biblioteca municipal personifica “Instrucciones para subir una escalera” de Julio Cortázar.

DN: ¿Cómo se da ese vínculo de recibir gente o ser recibido? ¿Cómo se integra en un ritmo de vida ya establecido? La comida, los lugares, el cuarto, los tiempos.

C: Esto se conecta con el perfil que veníamos comentando. Ahí nosotros tratamos de ser lo más específico posible. Explicamos que tenemos una perra que es muy activa y lo aclaramos por si no te gustan los perros un poco hinchas. Tenemos una embarazada en la casa. No me llames antes de las 10 de la mañana porque no me gusta levantarme temprano. Solemos quedarnos hasta tarde. Todo eso tipo de aclaraciones, cuanto más claro seas, mejor. No es que son reglas…

J: Es plantear la base de entrada.

C: Otra cosa que se puede aclarar es si tenés que compartir habitación o no. No está obligada a darte una habitación privada, con baño privado. Incluso, hay algunos que aclaran si tenés que compartir superficie: vivís solo, con una cama de dos plazas y tenés que compartirla. Hay Couchsurfing para todos y todas.

J: Por eso está bueno leer el perfil.

couchsurfing rada tilly bibliogaritas

En las paradas de colectivo de Astra (al norte de Comodoro Rivadavia), hay “Bibliogaritas” para que leas, te lleves y devuelvas el libro.

C: En cuanto al contacto al ser recibido, se da del mismo modo. Como viajero, se puede buscar por destino, por tipo de disponibilidad que tiene (hospedar, hospedar posiblemente, simplemente para encontrarse, etc.). Te aparece una lista de perfiles y vas leyendo y buscando opciones. Es un poco jugado porque quizás me vende una cosa que en realidad no es. La esencia de Couch es tratar de ser lo más auténtico posible.

J: Eso ayuda a la decisión de hospedarme o no en tu casa. A través del perfil, tenés un escaneo de la persona y su familia para ver si entro o no entro. Hay gente que deja las cosas muy claras de entrada.

C: Claro, que plantea condiciones. Por ejemplo, haber leído el perfil y demostrarme que lo leíste. En nuestro caso, “si querés quedarte en casa, por lo menos leé el perfil, sabé quiénes somos”. Quizás, no te gustan los perros y si caés a mi casa la vas a pasar mal.

En fin, una vez que tenés dos o tres perfiles que te interesan, ahí viene la solicitud: apretás un botón y ahí le escribís contándole que te gustaría hospedarte en su casa, en tales fechas, le contás un poco de tu proyecto y vendés la idea de por qué estaría bueno quedarse allí. Empatizás, buscando alguna conexión recíproca.

couchsurfing rada tilly cigueña

“Cigüeña” de madera para extraer petróleo, utilizada en 1917 (Astra).

DN: Ya sea de un lado como del otro, en cuanto a la convivencia cotidiana, ¿qué recomendaciones o advertencias le darían a alguien que tiene ganas de sumarse a la red?

C: Ser sinceros. Sacarse de encima los “corresponde” y “no corresponde”, o los “debería ser…”. Es una red mundial: lo que para unos es normal y se da sobreentendido, para otros no. Si algo te incomoda o te molesta, decirlo. Si no te gusta que fumen marihuana en tu casa, ponelo y listo. Si no lo decís y después viene el flaco que se fuma un porro, vos estás enojado y tenés una mala experiencia simplemente porque no lo aclaraste. Si la otra persona lo sabe de antemano, puede decidir si va a tu casa o no.

J: Estar abiertos a que somos todos personas, somos todos distintos, tuvimos crianzas distintas. La idea es tratar de conectarte con la esencia de la persona porque, de ese modo, como que las demás trabas se van.

couchsurfing rada tilly barcos

Barcos abandonados en las costas de Caleta Córdova.

couchsurfing rada tilly transportador

Soli encontró lo que buscaba: un transportador.

DN: En cuanto a la confianza o la desconfianza que puede llegar a haber entre estos dos extraños que se juntan…

C: Yo creo que es una cuestión de confianza mutua. En los perfiles, a medida que la gente va juntando experiencias, va juntando recomendaciones y es como e-Bay o Mercado Libre. Capaz lo que te puede generar un poco más de temor es el perfil de alguien que no tiene recomendaciones.

J: Te estás metiendo en la casa de un desconocido y nosotros estamos metiendo desconocidos a casa. Es confianza mutua.

C: Y también hay que confiar en las sensaciones internas de cada uno y hacerles caso. Con las experiencias que no fueron malas pero que conectamos menos, era esto de dejarlo en claro: “no estamos conectando, ustedes van para un lado y nosotros vamos para el otro, y ya está, mañana no los podemos hospedar”. Buscar la manera de que se entienda y está todo bien. No es nuestra obligación tampoco hospedar. En definitiva, la finalidad de la experiencia es que sea positiva y generalmente lo es. La seguridad que tenés es las recomendaciones y tu intuición.

DN: Cuando a ustedes les toca recibir gente acá en Rada Tilly, ¿qué hacen con ellos? ¿Qué les muestran, qué les cuentan?

J: Tratamos de explicarles por qué vivimos acá. Podés contarle todas las bellezas de la naturaleza, pero “¿por qué acá?”.

couchsurfing rada tilly

Rada Tilly de día

couchsurfing rada tilly

Rada Tilly de noche

DN: ¿Y qué hay para ver acá?

C: Estepa, naturaleza, tranquilidad, muy variada flora y fauna. Es todo chiquito y achaparradito por el viento que hay.

J: La particularidad del clima. Hay que sacarle ese peso negativo del viento. Sí, acá hay viento y si hacés 5.000 km para el norte, no vas a tener este viento, entonces disfrutalo porque es único. (Risas) Después te va a faltar el aire.

C: También está el mar mezclado con el cerro y la greda, la erosión, la restinga (un universo aparte que aparece cada 6 horas). Más que nada, como lugar chico, Rada Tilly tiene la tranquilidad.

2 Replies to “De Couchsurfing en Rada Tilly”

  1. Que buena entrevista o charla mano a mano!! Que interesante y enriquecedora la experiencia!!! buenisimas las fotos!! Y que lindo verlos!!! Los quiero con el alma, les mando muchos besoss!! Y Mucha energia y luz para todo lo que están haciendo. BELLO!!! Besosssss

    • Gracias!! Qué bueno que guste. En el país y en el mundo, hay mucha, mucha gente que da una mano sin pedir nada cambio y se enriquece de ese encuentro. Parece tan increíble como simple. Sólo hay que saber buscar y darse cuenta que no sólo el dinero hace al mundo andar… abrazos viajeros!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.