La cueva (o los aleros) de las manos y la pintura rupestre

Muchos conocemos una famosa postal que retrata una pared plagada de manos impresas, como si fuesen sellos perdurables en el tiempo. Pero pocas veces nos detenemos a preguntarnos qué esconde ese tiempo transcurrido, qué pasaría si abriésemos ese plano y miráramos alrededor de esas manos. El objetivo de esta entrada es reconstruir aquello que escuchamos en nuestra visita a la famosa Cueva de las manos.

ruta-40-cueva-manosEste lugar histórico está ubicado en el noroeste de Santa Cruz, a unos 50 km del paraje Bajo Caracoles, en pleno cañón del río Pinturas. Hoy existen dos maneras para llegar hasta este patrimonio de la humanidad sin tener que acceder por estancias privadas: uno es el que sale a 3 km de este paraje por la RP 97 y se extiende por 47 km (todo de ripio, en condiciones aceptables); la otra opción es un acceso a 40 km al norte del pueblo por la RN 40 y en este caso el ripio es sólo de 28 km. La gran diferencia es la vista y la dificultad que presenta la segunda opción: como atraviesa un arroyo y su cañadón, la bajada y la subida son muy pronunciadas, en un ripio bastante irregular. Si uno viene por el sur e ingresa desde el pueblo, este segundo acceso ayuda a no volver hasta Bajo Caracoles y salir directo a la RN 40, a 88 km de Perito Moreno.

ruta-40-cuevas-oficinaSe trata de un Patrimonio Cultural de la Humanidad, decretado como tal por la UNESCO en el año 1999. Al preguntar qué significa esto, la respuesta se limitó a un reconocimiento a nivel mundial y la necesaria protección de esas creaciones artísticas. Es verdad que no es poca cosa, pero presenta algunos aspectos contradictorios: el predio está en propiedad privada, que no sólo no fue cedida a la provincia o la nación, sino que además existe un convenio de cesión hasta que el dueño decida rescindirlo. Mientras tanto, es administrado por el municipio de Perito Moreno y se cobra entrada (a $80 para argentinos, valor similar a los parques nacionales como Los Alerces o Tierra del Fuego). La misma habilita a un recorrido guiado por una persona del lugar.

ruta-40-canon-pinturasEse paseo nos permitió comprender muchos aspectos sobre este sitio. En primer lugar, que las pinturas no están en una cueva, sino en aleros, como si se tratara de techos que sobresalen de la montaña. Por esa razón, titulamos la entrada de otra forma. De esta manera, al no estar al alcance de animales o de lluvias, las pinturas se han conservado casi en perfectas condiciones tras casi 10.000 años (a excepción de anónimos vándalos que marcaron las paredes con grafitis descontextualizados, por lo que hoy está todo vallado).

A su vez, estas pinturas no fueron hechas todas en el mismo momento ni con la misma técnica o estilo pictórico. Y creemos que allí radica su valor artístico como formas de expresión humanas. En cuanto a las técnicas utilizadas, han descubierto al menos tres: colocándose la pintura en la boca y escupíendola sobre la palma apoyada en la roca; luego reemplazaron la boca por un hueso hueco y solamente soplaban la pintura introducida en él; y, por último, con plumas como pinceles o partes de cuerpo de animales que mojaban en pintura e iban como “esponjeando” la figura que querían retratar. La diversidad en los colores de las expresiones artísticas proviene del uso de pigmentos minerales provenientes de las rocas de la zona, como el hidróxido de hierro para el ocre, la hematita para el rojo, el caolín para el blanco, el sulfato de hierro para el amarillo o la jarosita para el naranja, entre otros. Estos minerales eran molidos y mezclados con grasa para ligarlos, agua y yeso como fijador, que al hidratarse y cristalizarse le otorgaban adherencia y durabilidad a las pinturas logradas.

Cabe aclarar que los autores de estas pinturas fueron los ancestros de los tehuelches, es decir, grupos seminómadas que se movían de costa a costa, atravesando la cordillera de Los Andes en busca de su principal alimento y fuente de vestimenta, el guanaco. Años más tarde, los tehuelches no frecuentaban estas zonas, no por una cuestión de respeto, sino por la sospecha de que allí había espíritus que era mejor no molestar.

Rio-pinturasLos investigadores han organizado el estilo pictórico de estas pinturas en tres momentos. Las más antiguas, de hace unos 9.300 años, son escenas dinámicas, que representan el movimiento de la caza de los guanacos, ya sea individual o grupalmente. Los colores más utilizados eran el negro, ocre, rojo, violeta y amarillo.

Cacería de un guanaco, Cueva de las Manos

Cacería de un guanaco

cueva-de-las-manos-1El segundo grupo va desde los 7.000 a los casi 3.000 años, momento en el cual apareció el negativo de las manos (casi todas de mano izquierda, por lo que se trataba de artistas diestros), la mayoría en altura y otras más cercanas al suelo y de menor tamaño por tratarse de niños que participaban de estos rituales artísticos. También se observa la representación aislada de grupos de guanacos sin movimiento, a diferencia de la etapa anterior. Allí aparecieron animales preñados y con sus crías. En esta etapa se agregó el color blanco.

Cueva-de-las-manos12

Cueva de las Manos

Hembras preñadas

Pata de choique, Cueva de las Manos

Pata de choique

Por último, hace unos 3.000 años apareció un tipo de pintura más abstracta y geométrica, que no representa formas concretas e identificables, sino más bien aparentan ser dibujos esquemáticos de hombres y animales. Y es allí donde aparecen los mayores debates en cuanto a la significación o intencionalidad de las mismas, por lo que preferimos dejarlo a la libre interpretación. En esta misma etapa también se complejizaron los negativos de las manos, realizándose a dos colores, uno para el fondo y otro para su contorno.

Cueva de las ManosFases-de-la-luna-o-seis-mesCueva-de-las-manos-13Cueva-de-las-manos11Algo muy interesante es el “respeto” de los artistas con respecto a las etapas anteriores, a diferencia de lo que sucede hoy con los grafitis en las ciudades: no se observan superposiciones en las pinturas.

Esperamos que les haya servido esta información así como las imágenes. En caso de necesitarlas para algún tipo de trabajo didáctico, les pedimos que nos soliciten y les compartiremos el archivo original.

 

¡Abrazos viajeros!

3 Replies to “La cueva (o los aleros) de las manos y la pintura rupestre”

  1. Hola como les va????l los sigo con las informaciones porque conozco todos esos preciosos lugares y me encanta lo que estan realizando es asombroso y los felicito de corazon porque hay que andarr por esos lugares y adaptarse a los variados cambios climaticos.—-Les deseo un buen viaje y nos estaremos comunicando.—GRACIAS Y UN CORDIAL SALUDO.—

  2. Les voy agregar algo al excelente relato que hicieron uds. sobre el camino de PERITO A LA CUEVA DE LAS MANOS es nombrar que el HERMOSO PAISAJE QUE SE VE FORMADO POR UN HILO DE AGUA Y UN VERDE PRECIOSO ES EL !!!!!!!RIO PINTURAS!!!!!!!!ALGO REALMENTE BELLO QUE NO PODES PERDERTELO Y RECORRERLO TODO LO QUE PUEDAS.—GRACIAS.—-

    • Hola Hugo, cómo estás? Muchas gracias por el apoyo y por tu aporte de información! Tal como decís, ese río es increíble, ahí en un lugar tan desolado y con tanta fuerza como para haber surcado semejante cañadón. Abrazos viajeros!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.