Pomona, el jardín rionegrino

Después de una extensa estadía en Cipolletti, llegó el momento de nomadear nuevamente y llegamos a Pomona, sin grandes expectativas y con total ignorancia de lo que nos iba a esperar. Luego de ubicar el camping municipal, elegimos un lugar y desensillamos. Una vez más, un pueblo tranquilo y un camping deshabitado, ahora sin encargado ni nada parecido. Elegimos el que sería nuestro lugar por casi dos semanas y, de casualidad, estaba debajo de una luz que funcionaba, algo fundamental para aquellas noches tan desoladas.

Al rato de llegar, Juan, algo inquieto y con aires de explorador, se fue a recorrer el pueblo “a ver qué hay”. Uno de los objetivos era entablar contacto con gente de la única escuela del pueblo, pero era viernes por la tarde y ya había cerrado. Habría que esperar hasta el lunes. Nos adelantamos y les contamos que tuvimos éxito, que nos permitieron dar varios talleres (esto explica por qué nos quedamos tanto tiempo), pero esa gran noticia se las contaremos con lujo de detalles en otra entrada.

Pomona-atardecer2Pomona-nocheMientras, aprovechamos para disfrutar de la tranquilidad y de una ubicación privilegiada junto a la vera del río Negro. Realmente, nos encontramos con un pueblo muy acogedor, conocido como el jardín de Río Negro, que invita a recorrer sus calles y manzanas en las que sus aproximadamente 1.200 habitantes te saludan al pasar. En cuanto al camping y balneario municipal, nos hizo acordar mucho a COLONIA SAN MIGUEL, no sólo por su ubicación, sino también por ser gratuito y por las instalaciones que posee (parrillas con bancos y mesas, baños pero sin duchas, tomacorrientes y luces que se encienden por las noches, todo adornado y aromatizado por grandes eucaliptos).

Pomona-camping1Pomona-caminoEn nuestra estadía, nos tocó acercarnos hasta la comisaría para dejar constancia de que no pudimos votar en Buenos Aires por estar bastante lejos (algo que repetiremos el próximo 19 de Julio). Como veníamos haciendo hacía varios días, aprovechamos para conectarnos en la zona WIFI que ofrece la municipalidad en el Parque Gral. San Martín, un lujo que nos costó encontrar en los destinos que venimos visitando. Aunque con una conexión que iba y venía, logramos mantener cierto contacto con ustedes del otro lado de la red.

Pomona-cartelPasamos un buen momento en aquellos días, disfrutando de la tranquilidad y de algunos asados. La razón por la que se extendió nuestra estadía es que toda la atención se la llevó la escuela n° 7 (Sixto Carro), pero los ansiosos tendrán que esperar unos días.

Y como párrafo aparte, tenemos la feliz noticia (ojo, ¡no se apresuren!) de que nuestro próximo destino será, por primera vez en nuestras vidas, ¡la costa patagónica! Así es, nos dirigimos hacia San Antonio Este. Desde ahí, hasta el fin del mundo, no paramos…

 

¡Abrazos viajeros!

Dejá un comentario...