Guía para disfrutar las Cataratas del Iguazú

Misiones, la magia de los colores, tiene una cautivante frutilla para un refrescante postre. Al observar el mapa, pareciera que esta curiosa provincia busca salirse de la frontera, como si se tratara de un territorio aparte. Será por la increíble e inagotable combinación de colores, de historias, de recorridos que guarda para nuestros sentidos. Ya les contamos sobre la fusión de selva y sierras que rodea a la ruta costera misionera, pero su riqueza no termina allí, sino que los escenarios naturales parecieran multiplicarse de a montones… el verde penetrante de la selva, el profundo colorado de sus caminos y la etérea cristalinidad de sus aguas vuelven a explotar bien al norte, allá donde se cruzan dos ríos provenientes de Brasil –el Paraná y el Iguazú- para ser una formidable falla geológica la que da origen a las mundialmente conocidas Cataratas del Iguazú. Además de estar protegidas por uno de los pioneros parques nacionales, han sido elegidas como una de las nuevas siete maravillas del mundo. En fin, semejante frutilla misionera merecía una guía que cuente todo sobre este parque y cuál es la mejor manera para recorrerlo y no perderse de nada.

Costanera de Puerto IguazúLa ciudad de Puerto Iguazú mezcla una serie de particularidades que se notan inmediatamente al encontrarse recorriendo la avenida principal (o continuación de la RN 12). A metros nomás, frente a la conjunción de los ríos Paraná e Iguazú, aparece el hito de las Tres Fronteras pintado de celeste y blanco, avisándonos que a la izquierda está Ciudad del Este (Paraguay) y a la derecha Foz do Iguaçú (Brasil), una de las zonas más “calientes” del país. Y la influencia de los vecinos brasileros y paraguayos, sumada al destino eminentemente turístico, se evidencia en la enorme cantidad de negocios de ropa y de otros rubros que se pintan de recuerdos para regalar.

Hito de las Tres Fronteras, Puerto IguazúEsta ciudad tiene la suerte de contar con el patrimonio de la humanidad de las Cataratas del Iguazú a tan sólo 18 km. De lo contrario, su principal atractivo radicaría en las oportunidades de comercio con los países vecinos. Esta gran ventaja también se refleja en la inacabable cantidad y variedad de hospedaje turístico. Ésta comienza a varios kilómetros antes de llegar al centro, en la zona que le llaman las “600 hectáreas”, donde los hoteles se pierden en el verde del monte. En definitiva, estamos en uno de los principales destinos turísticos del país y eso repercute en la alta gama de precios que debemos abonar, desde los campings hasta los hoteles 5 estrellas, pasando por supermercados y restaurants.

Cruce de los ríos Paraná e Iguazú, Puerto Iguazú

Cruce de los ríos Paraná e Iguazú

Es importante saber que las áreas naturales protegidas tienen un fin fundamental. Por ejemplo, de la selva paranaense, que supo cubrir más de 1 millón de km2 en Paraguay, Argentina y Brasil, hoy queda menos del 10% producto de la deforestación de los bosques y la mayor parte se concentra en la provincia de Misiones. Gracias a sus más de 40 reservas (algo único en nuestro país), hoy podemos disfrutar del verde selvático en casi toda su extensión y, además, esta provincia concentra casi la mitad de las especies nativas de plantas y animales de Argentina, aun cuando sólo representa el 1% del territorio nacional. En ese sentido, el Parque Nacional Iguazú fue uno de los primeros parques creados dentro del país, allá por 1934, cubriendo una superficie de más de 67.000 hectáreas. Debido a los diversos factores antes mencionados, con más de un millón de visitas anuales, es el parque más visitado de Argentina (fuera de temporada, promedia los 4000 visitantes diarios, mientras que días a pleno alcanza los 15.000 visitantes) y eso repercute lógicamente en la recaudación, ya que los valores para extranjeros hoy (septiembre/2016) ascienden a $330 y $250 para argentinos. Anualmente, todo el dinero recaudado por la Administración de Parques Nacionales se redistribuye entre los parques según la cantidad de visitantes. Entonces, las Cataratas del Iguazú es el más beneficiado y eso se observa en la cantidad de concesiones privadas dentro del parque: cadenas de comida, restaurants, un hotel 5 estrellas, servicios privados de lanchas y excursiones, entre otros.

PN Iguazú

Decorado por Ceci Pamich

Uno de los datos más curiosos es la presencia del Hotel Sheraton Iguazú. Según cuentan, se trató de una de las maniobras turísticas llevadas a cabo durante la última dictadura cívico-militar en función del Mundial de fútbol de 1978. Hoy en día es el único hotel que funciona en las inmediaciones del parque (lo que alguna vez fue el Hotel Cataratas ahora sirve de oficinas) y varios carteles indican que se trata de “propiedad privada”, por lo que impiden el acceso a extraños.

Hotel Sheraton de IguazúEn fin, sigamos con lo importante, con la visita a las Cataratas del Iguazú. La primera recomendación para disfrutar el parque es llegar lo más temprano posible. Sus puertas abren a las 8 hs. y si no cuentan con vehículo propio, pueden tomar un transporte público por un valor de $60 el tramo (es decir, $120 ida y vuelta). En caso de ir en auto, el estacionamiento cuesta $90 y la sombra es bastante limitada, por lo que nos pareció un monto demasiado elevado (por ejemplo, en el PN Los Glaciares no cobran estacionamiento). A continuación les vamos a contar cómo nos fue a nosotros con el recorrido, con algunas recomendaciones, y para eso aquí pueden acceder a ver el mapa del parque, una herramienta muy útil para saber hacia dónde ir.

Tren ecológico del PN Iguazú hacia la Garganta del DiabloTrencito del PN IguazúSupongamos que llegaron a tiempo para la apertura del parque, entonces lo ideal es visitar primero la Garganta del Diablo, ya que con el correr de las horas se llena más y más de gente, dificultando disfrutarla con tranquilidad. Para ello, desde la Estación Central del Tren Ecológico, a las 8.30 hs sale el primer transporte y llega a las 9 hs. Este tren, que está incluido dentro del costo de la entrada, no contamina por funcionar a gas y no produce ruidos, por lo que se mimetiza bastante bien con la selva que atraviesa durante 7 km. En su recorrido, pasa primero por la Estación Cataratas, desde donde se inician los dos grandes senderos del parque, y finaliza en la Estación Garganta del Diablo. Hasta allí arriba un tren cada 30 minutos. En nuestro caso, llegamos a las 8.30 hs. al parque, habiendo partido el primer tren minutos antes, y para no perderlo recorrimos el Sendero Verde de 600 metros, que nos llevó hasta la Estación Cataratas.

Garganta del Diablo en PN IguazúGarganta del Diablo en PN IguazúGarganta del Diablo en PN IguazúEs verdad que madrugamos y corrimos un poco, pero, luego de recorrer una pasarela de 1100 metros que parecía interminable, valió la pena llegar en soledad a la plataforma frente a la Garganta del Diablo -atrás nuestro nos secundó una larga hilera de turistas extranjeros-. Cuando visitamos el parque, el nivel del agua estaba crecido (aquí, seleccionando el punto “Hotel Cataratas” y parándose sobre la columna “vazao (m3/s)”, se puede corroborar el nivel antes de viajar), por lo que podíamos observar desde el tren y la pasarela una enorme columna de agua que se perdía en el celeste del cielo. Al llegar a la plataforma entendimos que se trataba del constante choque que produce una caída de 90 metros contra el fondo de rocas del río Iguazú y rebota hacia arriba para lloviznar sobre nosotros mientras intentamos sacar fotos y disfrutar de ese espectáculo único (resultado de una masa de alrededor de 1700 m3 o 1,7 millones de litros por segundo), enmarcado por los increíbles arco iris circulares. Basta con mirar a nuestro alrededor un recorrido en forma de medialuna de más de 2 km de saltos que se pierde entre la bruma que causa la Garganta del Diablo. Pensándolo a la distancia se trata de un nombre bastante atinado y que genera respeto, más aun cuando se está frente al ensordecedor ruido del agua que pareciera no cansarse de caer y caer hasta un fondo invisible a nuestros ojos. Los reyes de esa zona son los juguetones vencejos, pequeñas aves negras que hacen sus nidos debajo de los saltos y hallan en ese increíble lugar el hogar más seguro para reproducirse.

 

Garganta del Diablo en PN Iguazú

Miradores del lado brasilero

Garganta del Diablo en PN IguazúCon el paso de los minutos y la llegada de nuevos trenes, esa plataforma comienza a hacerse cada vez más pequeña. Una hora nos bastó para decidir retornar al tren y viajar nuevamente hasta la Estación Cataratas.

Garganta del Diablo en PN IguazúGarganta del Diablo en PN Iguazú

Garganta del Diablo en PN Iguazú

Alguna vez las Cataratas se vivieron de una manera distinta. Esta imagen en una pared misionera es prueba de ello.

Al llegar, se abren los dos grandes senderos: el Superior y el Inferior. Por la rotación del sol, conviene hacer durante la mañana el circuito inferior, ya que la luz dará sobre los saltos y a la tarde estarán a oscuras, para luego continuar por el superior. Entonces, recorrimos los 1400 metros que nos permiten ver los siguientes saltos y atractivos:

  • Salto Lanusse: al pasar por arriba, se ve cómo se estrella el agua en las rocas y se pierde en el cauce del río.
  • Salto Alvar Núñez: se lo puede ver desde el frente y desde arriba. Desde el frente se forma un efecto cromático psicodélico gracias a la llovizna del salto y nuestra sombra pareciera perderse en lo etéreo de su reflejo.

Circuito inferior del PN Iguazú

  • La Garganta del Diablo: a lo lejos, se logra divisar esa medialuna que forma esta depresión sobre el cauce del río y también se ve la plataforma del lado brasilero, que les permite una vista privilegiada, y que parece perderse entre la bruma de la cascada.

Garganta del Diablo en PN Iguazú

  • Isla San Martín: desde allí se logra una de las mejores panorámicas frente a esta isla, quedando a la izquierda el curso hacia la Garganta del Diablo y a la derecha todo el cordón de saltos sobre el Iguazú Superior.

Circuito inferior del PN Iguazú

  • Salto Bosetti: en la base de este salto han instalado una plataforma que invita a empaparse para cargarse de las energías que emanan desde la imponente y bien próxima caída de agua. Antes de ir al parque nos dijeron que un poco nos podríamos mojar… olvídense de eso, si en la Garganta del Diablo no se mojaron lo suficiente, en este salto se EM-PA-PAN (y vale la pena dejarse en casa la capa de plástico).

Circuito inferior del PN Iguazú

Circuito inferior del PN Iguazú

  • Embarcadero: poco antes del sendero que termina en el salto Bosetti, se abre un camino hacia abajo que conduce al sector donde se embarca para las lanchas pagas que van hacia el interior de la Garganta del Diablo (el paseo vale $450 por persona) y para el cruce a la Isla San Martín (cuyo valor está incluido en la entrada al parque, pero con un nivel alto del río queda suspendido). Desde abajo se logra una perspectiva que permite dimensionar la altura de los saltos que vienen desde el Iguazú Superior.

Circuito inferior del PN Iguazú

Circuito inferior del PN Iguazú

  • Salto Chico: es un pequeño salto que, como su nombre lo indica, pasa desapercibido junto al resto.
  • Salto Dos Hermanas: si bien son parecidos al resto de los saltos, es un buen lugar para parar y comer algo bajo la sombra de los árboles.

Circuito inferior del PN IguazúLuego de recorrer este sendero, es momento de pasar al Circuito Superior, que no sólo es más largo (1750 metros de largo), sino que además es de un solo sentido. A diferencia del anterior, aquí se verán todos los saltos desde arriba. Algunos son los que ya se recorrieron, como Dos Hermanas, Chico y Bosetti. Mientras tanto, se continúa avanzando hacia la cadena de saltos que provienen del río Iguazú Superior y ya se deja de ver la Garganta del Diablo, que quedó al otro lado de la Isla San Martín. Más adelante se pasa sobre los saltos Adan y Eva, Guardaparque Bernabé Méndez (que lleva su nombre por haber sido asesinado a manos de cazadores furtivos hace 40 años), Mbiguá y San Martín.

Circuito superior del PN IguazúCircuito superior del PN IguazúCircuito superior del PN IguazúCircuito superior del PN Iguazú

Circuito superior del PN Iguazú

Mirador en la Isla San Martín

Para cada uno, hay una plataforma que permite lograr vistas hacia ambos lados y hacia abajo. Llaman la atención los carteles que guían “el tránsito”, obligando a caminar en un único sentido. Fuera de temporada son raros los abarrotamientos de gente, pero el camino se hace bien lento durante el verano o las vacaciones de invierno, siendo muy útiles estas señales.

Circuito superior del PN IguazúCircuito superior del PN IguazúLuego del salto San Martín, las pasarelas dejan de pasar junto a las caídas de agua y vuelven hacia la Estación Cataratas atravesando un paisaje de selva y arroyos, sin mayores atractivos.

El último de los senderos para realizar por nuestra cuenta, sin tener que abonar una excursión (como sucede con el Sendero Yacaratiá) es el Macuco, que recorre 3,5 km de espesa selva y, luego de 1:30 hs, llega al salto Arrechea. Lamentablemente, estaba cerrado debido a que semanas antes, mientras una familia lo recorría, se les cruzó un puma. Si bien no pasó nada, fue cerrado temporalmente por precaución.

Naturaleza en el PN IguazúNaturaleza en el PN IguazúEn ese sentido, la fauna del parque y nuestro trato hacia ella merecen un párrafo aparte, ya que no sólo se preservan los saltos de agua, sino también a los animales y las plantas que viven en esta zona de la selva paranaense. Es en este rinconcito verde de Misiones donde la diversidad y cantidad de especies también pareciera explotar para la degustación de nuestros cinco sentidos. No alcanzamos a distraernos con una colorida y enorme mariposa que se cruza sobre nosotros un tucán o se nos acerca un curioso coatí. Pero, lamentablemente, el turista promedio no logra entender qué significa un “área natural protegida”. Allí subsiste la vida silvestre y la presencia humana debiera pasar lo más desapercibida posible. Se hace difícil esto con tantos negocios de comida dentro del parque, pero el esfuerzo depende de todos. La irresponsabilidad en el manejo de los residuos o de la comida ha llevado a que los coatíes y los monos caí se acerquen a las personas con una peligrosa confianza. Dentro de todo parque o reserva está totalmente prohibido alimentar a los animales silvestres y las razones sobran: cambian sus hábitos alimentarios, se generan graves daños en su salud y comportamiento, se malacostumbran a no hacerse de su propio alimento y se vuelven más agresivos. Los coatíes tienen garras y colmillos muy filosos, con los que han atacado a personas que creían verlos como mascotas. Las escenas que se ven a continuación se repiten muchas veces a diario en las zonas para almorzar, donde las personas “juegan” con estos animales y éstos terminan abordando a muchas otras que pasan por el lugar, todos inconscientes del mal que les terminan haciendo a largo plazo.

Fauna del PN IguazúFauna del PN Iguazú

Fauna del PN IguazúFauna del PN IguazúFauna del PN IguazúFauna del PN IguazúFauna del PN IguazúSi bien hay muchos carteles que advierten sobre esto y una pequeña reseña figura en el folleto del parque o la ocasional presencia de gente de limpieza que ahuyenta a los animales (un poco contradictorio dentro de un parque nacional), pareciera no ser suficiente. Así como hemos visto en otros parques nacionales, creemos que una advertencia seguida de una multa, en caso de reincidencia, es una herramienta que podría colaborar en la toma de conciencia. Si no es por el razonamiento y la reflexión, será por el bolsillo…

Fauna del PN Iguazú

Fauna del PN Iguazú

Fauna del PN Iguazú

Todos riendo alrededor del coatí…

Fauna del PN Iguazú

…hasta que llegó la ley.

Por todo esto, es que volvemos a pedirles que aprendamos a convivir con la naturaleza, que al visitar un parque o una reserva entendamos que se trata de un entorno silvestre, y que podemos disfrutar con los ojos, los oídos y hasta el olfato, pero sin molestar a la flora y la fauna, que pretende seguir estando allí a pesar de nuestro paso

PN IguazúPareciera que no, pero las Cataratas del Iguazú suman un total de 275 saltos, con una altura promedio de 70 metros. Gracias a los tres grandes circuitos (Garganta del Diablo, Inferior y Superior) y al Centro de visitantes Yvyrá retá (ubicado en la entrada al parque, un espacio clave para seguir viajando hacia la selva paranaense), se puede disfrutar del parque con gran comodidad, y almorzando sin apuro nos demandó alrededor de 5 horas. Es decir, llegando bien temprano al primer tren y tomándonos el tiempo tranquilamente para llevarnos en la retina cada recoveco del parque, un día entero basta para conocer las Cataratas del Iguazú. Ahora bien, si se dispone de más tiempo y de algo de dinero extra, también es muy recomendable poder visitarlas un segundo día (la entrada vale un 50% menos). En nuestro caso tuvimos esa posibilidad gracias a la ayuda de unos amigos y recorrimos la pasarela a un ritmo totalmente distinto, registrando menos cantidad de fotos y distrayéndonos más con detalles que podrían pasar desapercibidos.

iguazu-curiosas-2Esperamos que les haya sido de utilidad esta información y que puedan disfrutar tanto como nosotros de las Cataratas del Iguazú, este patrimonio que es de todos y especialmente de las generaciones futuras.

 

¡Abrazos viajeros!



6 Replies to “Guía para disfrutar las Cataratas del Iguazú”

  1. BELLA, IMPONENTE INTENSA ASÍ ES MISIONES!!! Un lugar muy querido por su belleza y especialmente por nuestra gente querida, que es familia!!!

  2. Hoooola ! Las fotos que tomaron son bellisimas mandarè de regalo el enlace a mis vascos que han conocido el sitio encantados. Nuestras Cataratas son ùnicas, inmensas, inagotables. Espero que la proxima vez puedan ingresar al Sendero macuco es una experiencia ùnica y bañarse en el salto Arrechea es impagable.Las mariposas en la pasarela a la garganta son preciosas. Las indicaciones son perfectas, solo hay que leerlas y disfrutar. Gracias a Dios he podido ir algunas veces y seguirè visitandolas. Que bueno lo del Puma haciendo presente en su estado natural como diciendo “ustedes humanos son visitantes”. Los precios para los nacionales me parecen caros. Espero que podamos entre todos solucionar el problema de la basura del turista. Es un tema muy dificil. Somos, me incluyo, muy sucios, desprolijos e irrespetuosos de la Naturaleza que es perfecta. Termino reiterando mis felicitaciones por las fotos. FELICITACIONES ! ya vendràn mas exitos !

    • Hola Stella! Cómo estás? Qué bueno que te gustaron! Esperemos que a tus amigos vascos les ayude a recordar ese paisaje espectacular.
      Nuestra próxima pasada por allí nos llevará también al Macaco, jaja.
      Gracias por escribirnos, abrazos viajeros!

      • SI VIAJEROS NOMADES EL SENDERO MACUCO ESTA SIN TOCAR HAY QUE CAMINARLO EN ABSOLUTO SILENCIO PARA ESCUCHAR SU SONDO Y EN PUNTAS DE PIE -PUEDE ESTAR CRUZANDOLO UN SER MARAVILLOSO MINUSCULO, ASI QUE EN PUNTAS DE PIE- Y DESPACITO DESPACITO OLIENDO SUS OLORES, VIENDO SUS COLORES Y HABITANTES, OYENDO SUS SONIDOS -RECORRERLO EN ABSOLUTO SILENCIO- TESTEANDO SUS TEXTURAS -ANIMARSE A DESCALZARSE Y BAÑARSE EN LA CASCADA QUE LOS CHORROS TE DEN “EN EL LOMO”, SABOREANDO SUS OLORES – METETE UN HOJITA DE UN ARBOL EN LA BOCA-, EL SENDERO ES PARA RESPETAR Y AGRADECER A DIOS Y AL UNIVERSO. LOS GUARDAPARQUE SON EXCELENTES
        ABRAZO

Dejá un comentario...