Hasta pronto, Babelita

Querida Babelita:

Pasaron algunos meses desde aquel momento en que nos tocó despedirnos y distanciarnos de nuestro hogar nómade. Babelita te habíamos llamado y era momento de que siguieras haciendo felices a otros viajeros. Hoy estás en manos de una familia que, esperamos, te puedan disfrutar tanto o más que nosotros. Si bien pasó bastante tiempo, creemos que nos sirvió para procesar a la distancia qué significó dejar nuestro hogar y quedarnos tan sólo con fantásticos recuerdos. El resultado es esta carta que ahora te escribimos.

Adios Babelita

Últimos preparativos para la despedida en Charata (Prov. de Chaco)

Muchas veces lo conversamos con vos, el concepto “hogar” es bien polisémico y varía mucho entre grupos de personas. Hay quienes lo asocian a una casa, pensando en sus paredes, puertas y ventanas. Pero nosotros lo pensamos en forma más amplia o más profunda, como si se tratara de un espacio en el que encontraremos ese calor abrazador que uno disfruta cuando sabe que lo volverá a acoger pronto. Despegarse de él, saber que ya no volverá a estar al alcance, es una decisión difícil.

Todo comenzó algún tiempo atrás, dice la canción, pero no estamos bien seguros de cuándo esa semilla de locura quebró nuestras vidas citadinas y nos dijimos, ahí en lo profundo, que algo distinto buscábamos. La vida de viaje fue la respuesta y la siguiente respuesta -a saber cómo hacerlo- resultó ser una casa rodante, resultaste ser vos, y hogar te sentimos desde que te probamos aquella primera vez en San Miguel del Monte.

Adios Babelita

Cuando te pusimos tu nombre para que todos lo sepan.

Vos y nosotros sabemos muy bien cómo fue aquel largo proceso de armado y cuáles son los consejos que compartimos con quienes nos acompañan y que buscan armar o comprar una casa rodante. Pero ahora nos queremos centrar en aquellos momentos juntos y qué significaste en nuestra vida.

Adios BabelitaComenzaba el viaje y sabíamos que miles de kilómetros quedaban por delante. Todo estaba por descubrir, había mucho que aprender. Después de dos años juntos, lo más lindo, aunque no por eso menos trastabillado, fue haber aprendido juntos qué es esto de andar viviendo y rodando por ahí. Nos enojamos, nos quejamos, nos gritamos, nos cansamos, nos cuidamos, nos mimamos, nos miramos y ya se hizo la hora de despedirnos. Fue un camino largo…

El primer paso fue salir a la ruta. Te habíamos preparado bien resistente para cualquier tipo de camino, pero recorrerlo era una historia diferente. Te pedimos disculpas si te llevamos a extremos quizás impensados. Te tuviste que bancar el viento patagónico cuando costeamos el mar o las extensas rutas de ripio que parecían ponerse cada vez peor.

Llegaste a soportar temperaturas por encima de los 40º y muy por debajo del frío helado, incluso te cubriste de blanco en alguna que otra nevada. Pero siempre estuviste ahí para protegernos del sol abrasador, de la incansable lluvia (y alguna granizada) o de los distintos vientos que aquejan estas tierras.

Adios Babelita

Bajo una nevada en Lago Escondido (Prov. de Tierra del Fuego)

Adios Babelita

Buscando sombra en el Vallecito Encantado (Prov. de La Rioja)

Adios Babelita

Cae la tarde frente al río Bermejo en El Colorado (Prov. de Formosa)

Adios Babelita

Junto al mar en Puerto San Antonio Este (Prov- de Río Negro)

Incluso, por nosotros, te subiste a un barco por primera vez en tu vida y nos acompañaste hasta el fin del mundo, aunque eso te costara varios kilos de barro.

Adios Babelita

Cruzando a la Isla Grande de Tierra del Fuego

Adios Babelita

Las rutas chilenas en la isla aun no están preparadas para casas rodantes.

Te decíamos que fuiste nuestro hogar y no nos equivocamos. Revisando algunas fotos recordamos cómo nos gustaba comer en tu interior, preparando unos ricos ñoquis, o junto a vos, tipo picnic en cualquier lugar verde que pudiésemos encontrar. Además, era un placer disfrutar ese contacto con la naturaleza al poder llegar con vos (casi) a cualquier lugar: ballenas, mariposas, vacas, olas, lo que venga.

Adios Babelita

Las ballenas pasean en Punta Pardelas (Prov. del Chubut)

Adios Babelita

Coloridas mariposas te visitaban, como en El Soberbio (Prov. de Misiones)

Adios Babelita

Nos rodeaban las vacas en el PN Nahuel Huapi (Prov. del Neuquén)

Adios Babelita

Haciendo ñoquis en el Dique Florentino Ameghino (Prov. del Chubut)

Adios Babelita

Disfrutamos del mar en la playa Las Conchillas (Prov. de Río Negro)

Rebaños que se acercaban al PN Laguna Blanca (Prov. del Neuquén) para pastar

Rebaños que se acercaban al PN Laguna Blanca (Prov. del Neuquén) para pastar

¿Te diste cuenta de algo? Juntos fuimos bien, pero bien al sur, luego hasta el norte, casi tocando los cielos, e incluso llegamos hasta el punto más oriental, donde dicen que nace el sol, allá por Bernardo de Irigoyen. Viste las montañas nevadas y las yungas en altura, te fuiste hasta el mar y volviste a secarte con el viento zonda, pasaste por el centro de Argentina y también tocaste el Trópico de Capricornio. Y en todo ese viaje, llevaste libros e historias a todo el país, e hiciste muchos amigos y amigas. ¡Qué viaje que hicimos juntos, che!

Adios Babelita

Cerca de Puelches, el centro geográfico de Argentina

Cruzaste el Trópico de Capricornio (Prov. de Jujuy) durante el solsticio de verano

Cruzaste el Trópico de Capricornio (Prov. de Jujuy) durante el solsticio de verano

Llegamos al punto más occidental del país, en El Chaltén (Prov. de Santa Cruz)

Llegamos al punto más occidental del país, en El Chaltén (Prov. de Santa Cruz)

Descansaste junto a los lagos en el PN Los Alerces (Prov. del Chubut)

Descansaste junto a los lagos en el PN Los Alerces (Prov. del Chubut)

Adios Babelita

De picnic en Villa Casa de Piedra (Prov. de La Pampa)

Adios Babelita

Éramos poquitos en la Península de Valdés (Prov. del Chubut)

Adios Babelita

Junto a primos hermanos en Santo Tome (Prov. de Corrientes)

A nosotros nos tocaba manejar y llevarte, pero aunque vos fueras atrás, siempre te estábamos mirando, necesitábamos saber que seguías ahí, incondicionalmente con nosotros. Dicen que por seguridad, cuando se arrastra una casa rodante, hay que mirar una vez adelante y dos para atrás. Nosotros lo hacíamos más por ese cariño que te teníamos (o que te tenemos). En fin, era muy reconfortante verte en el espejito retrovisor rodeada de fabulosos y distintos paisajes.

Adios Babelita

Recorriendo la Quebrada de Humahuaca (Prov. de Jujuy)

Adios Babelita

Maravillados con la Quebrada de las Conchas (Prov. de Salta)

Queremos agradecerte a vos que supiste abrazarnos, acompañarnos, bancarnos, durante tantos kilómetros y momentos compartidos. Fue duro al principio y hoy nos emocionamos al revisar todas esas fotos que nos mantendrán unidos, sabiendo que tuvimos un hogar nómade y que se llama Babelita.

Querida compañera, te mandamos abrazos viajeros y te deseamos buenas rutas.

 

Adios Babelita

Última imagen de ellas juntas.

5 Replies to “Hasta pronto, Babelita”

Dejá un comentario...