El invierno se va de Ushuaia y su belleza florece

Acostumbrados a las arbitrariedades de que el norte es hacia arriba y el sur hacia abajo, y que hacia el sur está el fin (suponiendo que al norte será el principio), hoy preferimos dar vuelta las cosas. No llegamos al fin del mundo, ni al inicio, sino simplemente a Ushuaia, la ciudad más austral del planeta (al menos, por ahora, hasta que empiecen a poblar todavía más Puerto Williams –Chile-, que está aun más al sur). El camino, normalmente, cuenta con el desafío del cruce de la Cordillera de los Andes, que a esa altura cambia de orientación y va de oeste a este. Sin embargo, además del Paso Garibaldi (a 450 msnm), se cayó uno de los túneles del Cerro Castor y atrasó un poco nuestro arribo a Ushuaia. Pero había que ir hasta el sur del sur y decidimos esperar.

ushuaia, tunel caido

Túnel caído más adelante…

Al llegar, nos esperaba una familia muy especial, que vive pensando a cada momento en libros y en lectura y eso queda plasmado en su programa de Radio Nacional Ushuaia, Caminitos de Letras Cultura. Si bien fueron fallidos nuestros intentos para organizar talleres en la ciudad, nos invitaron al programa y los textos siguieron siendo parte de nuestro viaje.

Nuestra familia en Ushuaia

Nuestra familia en Ushuaia (falta Jaco!)

Nuestros días ya no estuvieron marcados por los talleres y, como en Tolhuin, nos dedicamos a conocer la belleza natural que sale a relucir hacia el final del invierno fueguino. El clima cambiante de Ushuaia condiciona mucho lo que se puede y no se puede hacer. Si sale el sol aprovechalo, no sabés cuándo volverá a pasearse por el cielo. Así fue que un día salimos disparados hacia el glaciar Martial, a pocos kilómetros de la ciudad. Al llegar a su entrada, nos encontramos con una aerosilla que no funciona hace tiempo y, según dicen, no lo arreglarán porque le “quita” clientes al Cerro Castor. Pero eso no nos detendría, ya que fuimos mentalizados en hacer un trekking hasta donde termina el camino (a 825 msnm, desde donde se puede disfrutar de la ciudad y el Canal de Beagle que baña sus costas), atravesando una pronunciada subida cubierta de hielo y nieve.

glaciar martial, ushuaiaglaciar martial, ushuaiaUna recomendación importante para aquellos que asciendan sin vehículo: traten de que alguien los alcance, ya que la subida por asfalto es muy extensa y se llega con pocas ganas a la verdadera aventura. El camino hasta la base del Martial es bastante exigente y la mayoría queda a medio camino.

glaciar martial, ushuaiaNuestras ganas de naturaleza no se colmaron con aquella subida y, apenas pudimos, nos fuimos hasta el Parque Nacional Tierra del Fuego. En el camino, nos cruzamos con vistas panorámicas que demuestran lo pequeños que somos. Ya en el parque, tras abonar una entrada de $70 para argentinos (en la página web, el precio está desactualizado), recorrimos los últimos kilómetros de la Ruta Nacional 3. Antes de alcanzar la Bahía Lapataia, se bifurcan dos caminos, uno hacia el norte que lleva al lago Acigami (ex Roca) y el otro sigue hasta el final de la ruta. Recomendamos primero hacer este trayecto, donde se pueden recorrer varios senderos bien señalizados, como el que atraviesa la zona de la laguna Verde, la laguna Negra, la castorera y el mirador de Lapataia. Son caminos que no exigen mucho esfuerzo y se hacen en poco tiempo, aunque el clima es tan cambiante que nos hizo apresurar el paso.

ushuaia, cancha de rugby

Cancha de rugby con la cordillera de fondo

ushuaia, cañadon

Cañadón antes de llegar al parque

ushuaia castorera

Los castores arruinan el ecosistema de la zona y muchos árboles mueren en los embalses que construyen.

ushuaia fin de la ruta 3Retornando al camino principal, nos dirigimos hasta el lago Acigami (“bolso alargado” en lengua yámana), que corre paralelo a la cordillera y cuyas profundidades marcan el límite internacional con Chile. Por un trayecto de casi 10 km bordeando el lago y atravesando un frondoso bosque, llegamos hasta el hito XXIV, uno de los puntos que están distribuidos a lo largo de Los Andes y que marcan (para nosotros, simbólicamente) ese límite con Chile.

lago acigami, ushuaia

ushuaia-cascadaushuaia-bosque

ushuaia hito XXIV

Llegamos al hito XXIV…

ushuaia limite

…y cruzamos a Chile.

Lamentablemente, otras caminatas en los alrededores de Ushuaia quedaron en el tintero porque el clima no estuvo de nuestro lado, no sólo por las lluvias recurrentes, sino también porque la nieve aun está muy presente en distintas partes de la isla.

De Ushuaia, no sólo nos llevamos recuerdos y bellas fotos, sino también un aprendizaje que queremos compartir con aquellos que vienen a Tierra del Fuego vehiculizados. Las prioridades al manejar aquí se respetan a rajatabla y son básicamente dos: todo vehículo que sube, pasa primero; todo vehículo que transita por una rotonda (y hay muchas), sale primero. Tómenselo seriamente y respétenlo porque no frenan y seguro se puede ocasionar un accidente, o al menos se llevarán varios bocinazos en el oído.

Como despedida, les regalamos un pequeño cuento bañado de imágenes que expresan la belleza de Ushuaia y de los viajes a los que invitan los libros…

Ahora sí, llegó un momento crucial en el viaje, cambiar de ruta y dirigirnos hacia norte. Antes de dejar la isla, haremos una parada en Lago Escondido y luego un paso por Río Grande para dar algunos talleres literarios y será hasta la próxima.

 

¡Abrazos viajeros!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.