La Pampa tiene el caldén

Como se imaginarán, tratamos de tener bastante organizados los destinos que pensamos visitar, no sólo por ser ansiosos y un poco obse, sino también para cubrir la mayor cantidad de terreno y aprovechar los mejores recorridos. Es así como ya tenemos bien definidos nuestros próximos destinos. Sin embargo, ha pasado menos de un mes y ya agregamos dos destinos que no teníamos previstos desde el inicio, uno fue Colonia San Miguel y otro es éste, Toay (cerca de Santa Rosa, La Pampa). Las casualidades, de que Sol tuviese un familiar que vive allí, y una invitación de uno de los amigos que nos acompaña en esta aventura a través de Facebook, nos hicieron agregarlo como un destino más. Nuestra idea era salir de la provincia de Buenos Aires e ingresar a La Pampa, por lo que esta ruta en pésimas condiciones era inevitable. Por suerte, al cruzar el límite fronterizo el paisaje cambió.

La Pampa ruta

Tramo de la ruta desde Carhué hasta el límite con la provincia de La Pampa.

Al llegar a Toay, nos hospedamos en la casa de Cuqui, Laura y Juan, pudiendo disfrutar de varias comodidades cosmopolitas, como lavar con agua caliente, un baño con todas las letras y hasta un lavarropas. Increíbles sensaciones. Si bien no duró mucho, fue una gran mano y un gran alivio, tras tanto camping.

Durante nuestra estadía, visitamos los dos grandes pulmones verdes que ofrece la ciudad. Por un lado, la laguna Don Tomás, muy cerca del centro. Ese mismo día se hacía un desfile por el aniversario del Ejército y, si bien no era nuestra motivación ese evento, disfrutamos de una tarde tranquila, mientras el cielo era acompañado por aviones y parapentes. Se trata de un lugar muy amplio, similar a los bosques de Palermo (Buenos Aires), donde uno puede tomar unos mates con la familia o los amigos.

La Pampa parapente

La Pampa demostracion

La Pampa mate

Otro día nos acercamos hasta la reserva provincial Parque Luro (a 30 km de la ciudad), un lugar que combina historia y naturaleza. La parte histórica es algo que a uno lo podría avergonzar, ya que Don Luro fue el yerno del hermano de Julio A. Roca, que resultó beneficiado con miles de hectáreas de tierra robadas a los pueblos indígenas de la zona. En ese espacio, se construyó una estancia y se trajeron de Europa cientos de ciervos colorados. La estancia se destinó a fiestas (básicamente, para el descontrol de la “alta sociedad”) y los ciervos para ser cazados. Por suerte, el predio hoy pertenece a la provincia y se convirtió en una reserva que, entre otras cosas, protege a ese animal. A su vez, ofrece una serie de senderos autoguiados, un espacio de camping y muchas parrillas con mesas para pasar el día. ¿El valor de la entrada? En esta época, gratis; y en verano, $1. En definitiva, un paseo muy recomendable.

La Pampa castillo

La Pampa parque luro

Vista desde el Castillo.

Cabe explicar el por qué del título y que lo entendimos tras la visita a la reserva. Seguramente muchos, al escuchar “La Pampa”, hemos acotado: “La Pampa tiene el ombú”. Lamento decepcionarlos, pero ese árbol (o arbusto) no crece en esta provincia, debido a la aridez del terreno, sino que requiere de zonas más húmedas, como Buenos Aires (por eso, cuando el dicho habla de la pampa no se refiere a la provincia, sino a la región pampeana). En cambio, esta provincia se caracteriza por el caldén, como el que aparece en la foto de la pileta.

La Pampa calden

Por último, pudimos conocer a quien nos había hecho la invitación antes de iniciar el viaje y pudimos juntarnos con Franco y a toda su familia. En medio de charlas rodanteras, disfrutamos de unas pizzas gigantes espectaculares. Les agradecemos por la invitación y la hospitalidad, está muy bueno empezar a conocer gente de los lugares que vamos visitando. También agradecemos la invitación de Cuqui, Laura y Juan (en especial a Laura, que nos tuvo que bancar nuestra nostalgia citadina por el uso de las comodidades arriba mencionadas).

La Pampa familia de franco

La Pampa familia de franco

Nuestro primer destino pampeano fue muy positivo, nos llevamos más de lo que esperábamos. Ahora a seguir recorriendo esta provincia tan bella y disfrutando de la hospitalidad de su gente. Próximo destino: Parque Nacional Lihue Calel.

 

¡Abrazos viajeros!

4 Replies to “La Pampa tiene el caldén”

  1. Que linda fotooo!!! Al fin puedo verlos nuevamente!!! Que lindo que lo hayan pasado en familia!!! Un mimo!!! Que bueno que nos vayan contando todo con tantos detalles, graciasss!!!A seguir por los caminos de la vida!! Les mando muchos besosss y abrazos calentitos!!

  2. Lo mejor de los viajes: la gente que se cruza en nuestro camino. Y qué tremendo descubrir la verdad sobre el ombú! Demoliendo mitos! Jajaja, un abrazo

Dejá un comentario...