Gira tallerística por los pagos de Río Grande

Hasta ahora, Río Grande fue el único destino que visitamos dos veces y, principalmente, fue gracias a la hospitalidad de Alfred, Pau y su familia que nos alojaron en ambas oportunidades. Preferimos no repetir destinos, pero la RN 3 como único conector fueguino y la organización de talleres a la ida para cuando regresáramos hicieron inevitable retornar a la ciudad más grande de la isla. Además, nuestras estadías fueron distintas entre sí.

A la ida, nuestros amigos nos hicieron un pequeño tour por las afueras de la ciudad, ya que la estepa riograndense no invita a muchos paseos. Entonces, nos fuimos hasta el lago Yehuin, a casi 100 km de Río Grande. Se accede por una de las rutas provinciales de ripio, la ruta H, que se abre a la derecha unos 20 km antes de llegar a Tolhuin. Luego de recorrer un camino poco transitado, principalmente frecuentado por quienes viven en las estancias de la zona, se llega al lago que supo albergar una de las hosterías del ACA en la isla. Esa hostería, lamentablemente, hoy está tan abandonada y maltratada que posee carteles por peligro de derrumbe. Sin embargo, eso no le resta atractivos a este espejo de agua que se recuesta al norte del principal lago de la isla, el Fagnano. Puede ser que nos haya tocado un día especial, repleto de bruma, pero la vista parecía ser bastante desolada y aun así las imágenes multiplicaban la belleza del lugar. Un viejo e inestable muelle, alambrados que desaparecen en las aguas del lago y los líquenes o “barbas de viejo” que nos indican la pureza en el aire, todas postales fueguinas.

Rio Grande, Lago Yehuin Hostería

Hotería abandonada

Rio Grande, Lago YehuinRio Grande, Lago Yehuin

Rio Grande, Lago Yehuin

Mates de despedida

Luego de unos mates, el camino nos llevaría de nuevo al asfalto citadino. Antes de continuar viaje al sur por las rutas de la isla, pudimos coordinar una serie de talleres para nuestro regreso con la ayuda de Ale Cayún y Gabi Orieta, de la Red Mapuche, a quienes aprovechamos nuevamente para darles las gracias. Además, nos hicieron una nota en Canal 13 de Río Grande.

Entonces, nuestro viaje siguió su rumbo hacia el sur. Disfrutamos de un “desconocido” Tolhuin, de la mítica Ushuaia y, al retornar, hicimos una parada en Lago Escondido. Y sin darnos cuenta, volvíamos a pisar Río Grande y tres días de talleres ya nos estaban esperando. Pasamos del secundario en la escuela provincial Dr. Ernesto Guevara y en el Colegio Padre Zink, al jardín de infantes n°9, de adolescentes a niños pequeños. Todo es cuestión de adaptación y flexibilidad para disfrutar de cada grupo y sacar de ese encuentro lo mejor. No nos resultó fácil, pero este viaje nos desafía a cada momento y seguimos aprendiendo todos los días un poco más.

Rio Grande, Escuela Guevara

Mural en la Escuela Provincial Dr. Ernesto Guevara

Rio Grande, Colegio Zink

Producciones en el Colegio Padre Zink

Otra experiencia educativa, otros talleres completados con éxito y cada vez más amigos de la ruta que son parte de este proyecto. Por eso y mucho más, agradecemos a Susana, Andrea y Silvana, que nos abrieron las puertas de par en par para sentirnos como en casa.

rio-grande-talleresAhora sí, vuelve el gran desafío de dejar la isla, atravesar el ripio y el Estrecho de Magallanes para entrar en territorio chileno y visitar la ciudad más austral de nuestro vecino: Punta Arenas.

 

¡Abrazos viajeros!

One Reply to “Gira tallerística por los pagos de Río Grande”

  1. Geniosss!! Es impresionante lo que están haciendo!! Me siento orgullosa como mama y docente!!! Juani y Sol son lo mas!!! los amo!! Y sigan es super valioso lo que estan dando y recibiendo!!! Besosss y que siga el baile!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.