El Valle de Uco y su agua más fértil

Luego de 11 meses de viaje en esta aventura, hemos entendido que, a groso modo, existen dos maneras de vivir y disfrutar un destino visitado. Podemos hacerlo al estilo turístico, esto es veloz y superficialmente, o al estilo viajero, es decir, profunda e intensamente. Imagínense qué sucede si se conjuga esta segunda manera con un destino que no es el tradicionalmente turístico, combinación superlativa para nosotros. Así fue que vivimos el Valle de Uco, aun sin ser fanáticos del buen vino.

Entre la capital mendocina y San Rafael, se encuentran Tupungato, Tunuyán y San Carlos, tres departamentos que dan forma a este valle y que se caracteriza por ser gran concentrador de numerosas fincas y bodegas. Cabe aclarar que el nombre del valle de Uco se debe a un cacique huarpe que vivió en esas zonas hace casi 500 años. Nosotros tuvimos la oportunidad de recorrer distintos pueblos y ciudades de los alrededores, como Villa San Carlos, Eugenio Bustos, Manzano Histórico, Tupungato y Tunuyán, descubriendo así cómo la fertilidad de la viña y el estilo de vida precordillerano caracterizan a sus pobladores.

valle-de-uco-parralEn San Carlos, la suerte estuvo de nuestro lado y fuimos recibidos por Maxi y Clau, dos personas increíbles que nos abrieron las puertas de su casa y fuimos socios por dos semanas. Nos ayudaron mucho más que para hospedarnos, acompañándonos a conocer el lugar, facilitándonos contactos para coordinar los talleres literarios y haciéndonos parte de su familia compartiendo asados y salidas. Así sí que es fácil viajar al estilo viajero…

Valle de UcoValle de UcoNuestro hogar estuvo en un barrio de Eugenio Bustos y las imágenes de arriba muestran cómo amanecía entre viñedos y era la cordillera la que coronaba el paisaje de fondo. Era inevitable escabullirse entre los alambrados para saborear las uvas que estaban a punto, esperando a convertirse en vino mendocino. Mientras aprendíamos que las parras están recubiertas con mediasombras para proteger a la planta del granizo, jugábamos un rato en espejo.

Valle de UcoValle de UcoEn las fincas como en las calles asfaltadas, algo se repetía y obviamente nos llamó la atención. Las acequias son una herencia que combina rasgos incas y huarpes, y que hoy permite a provincias como Mendoza y San Juan hacer el mejor uso posible del agua escasa que fluye por esas zonas. Nos explicaban que existen horarios de riego, especialmente para aquellos grandes consumidores, como es la industria del vino, y así pueden garantizar el verde de los alrededores, algo poco frecuente en regiones áridas como ésta.

Acequias en el Valle de UcoLa pregunta es de dónde proviene el agua. Los mendocinos cuentan con una limitada pero importante afluencia a través de sus principales ríos. Entre ellos, se destaca el Tunuyán, que baña el Valle de Uco, y es desde un puente o desde el dique Viluco que se puede apreciar la imponencia de este río. La particularidad de este año fue la gran cantidad de lluvia que recibió el valle, por lo que amplió el cauce del río y, lamentablemente, aceleró la cosecha del tomate, haciendo que buena parte deba ser desechada.

Río Tunuyán, Valle de UcoEl agua también ha dejado su marca en otras latitudes. Hace falta recorrer tan sólo algunos kilómetros para llegar hasta un pequeño cañadón, más conocido como las Huayquerías o la Salada. No está fácil el camino, pero son muchos los valientes que se acercan para pasar una tarde y disfrutar de uno de los atractivos naturales del lugar. En nuestro caso, después de deleitarnos con el asado de Rulo (o “padre” para Clau), nos hicimos una escapada entre los murallones hasta el final del camino, donde las lagunas de la lluvia no permiten continuar.

Las Huayquerías, Valle de Uco

Las Huayquerías, Valle de Uco

Las Huayquerías, Valle de UcoLlaman la atención las curiosas y caprichosas formas que ha dejado tras su paso la erosión del viento y el agua. Paredes surcadas por llamativas líneas que se hacen paso entre la arcilla, como si amenazaran su inevitable caída e invitaran a acercarnos hasta mimetizarnos con su color ocre.

Las Huayquerías, Valle de UcoLas Huayquerías, Valle de UcoLas Huayquerías, Valle de UcoAntes de dejar atrás nuestro hogar sancarlino y todas sus comodidades, tuvimos la oportunidad de dar una charla-debate en una escuela terciaria, donde, entre otras carreras, se cursa la tecnicatura de comunicación social y en la cual Maxi es docente. Como lo contamos en QUIENES SOMOS, Juan estudió comunicación en la UBA y es periodista del canal Barricada TV. Por esta razón, nos pareció a todos una buena oportunidad dar a conocer dos experiencias autogestivas, tanto la del canal como la del proyecto Destino Nómade, y debatir algunas cuestiones sobre la comunicación alternativa. El resultado fue más que satisfactorio y esperamos haber sembrado una semilla, no de uva, pero sí para pensar lo que nos rodea desde una perspectiva un poco más crítica y menos conformista.

valle-de-uco-charlaVolvimos a la ruta y salimos a un camino menos transitado que la mítica ruta 40, aquel que nos lleva hasta un pequeño paraje conocido como Manzano Histórico. Su particularidad radica en que ese punto fue el inicio de una de las rutas sanmartinianas para cruzar y liberar al vecino Chile hace 100 años. Además, cuentan que fue debajo de un manzano que se recostó a pensar la estrategia. Fantasía o realidad, no importa (aunque hoy siga en pie la cuarta generación de ese árbol), pero sí queríamos conocer un poco más sobre la importancia de San Martín para los mendocinos y cómo fue que se encomendó en aquella loca aventura.

Manzano Histórico, Valle de UcoHay dos etapas en este camino que encaró San Martín, ya que comenzó bastante antes de aquel paraje. En los alrededores de San Carlos, el general llevó adelante un parlamento con distintos caciques pehuenches. Este tipo de reunión era característico de los pueblos originarios y la puesta en igualdad de posiciones le permitió al ejército argentino llegar a un acuerdo: el pueblo pehuenche sería el puente con los mapuches, en pos de que ese pueblo también apoye el proceso libertador que se daría de aquel lado de la cordillera. Y si ésta fue la etapa previa, la vuelta tras el éxito fue coronada con el monumento del Retorno a la patria, ubicado también en Manzano Histórico. San Martín salió con un traje militar y volvió victorioso con un poncho, como uno más de la expedición.

Retorno a la patria, Valle de UcoValle de UcoSaliendo de este paraje, rumbo al norte, la cordillera se acerca y entre sus paredes emerge adelante el imponente cerro o volcán Tupungato, antesala del departamento homónimo. Cuentan que la cabecera de este departamento es la capital del vino y la nuez, pero ya les habíamos adelantado que no éramos fanáticos de dicha bebida. Fue por eso que optamos por la soledad deVolcán Tupungato, Valle de Ucol camping municipal que se encuentra alejado unos 7 km del centro. Era momento de prepararnos para un nuevo cambio de provincia, aunque primero nos esperaba el valle del río Mendoza.

De esta manera, nos despedimos hasta nuestro próximo destino.

 

¡Abrazos viajeros!

Dejá un comentario...